Acusan al gobernador de Guerrero de encubrir el crimen de Chavarría

martes, 29 de marzo de 2011 · 01:00

CHILPANCINGO, Gro., 29 de marzo (apro).-  A dos días de que concluya la administración del gobernador Zeferino Torreblanca Galindo, familiares y amigos del extinto líder del Congreso local, Armando Cavaría, exigieron justicia.
En conferencia de prensa en esta capital, los deudos del dirigente perredista afirmaron que Torreblanca asumió una actitud indolente y de negligencia en la investigación de lo que calificaron "un crimen político con características de asesinato de Estado", por lo que pidieron al gobernador electo, Ángel Aguirre Rivero, que en su momento cite a declarar al mandatario saliente.
En una extensa entrevista difundida ayer en un medio local, Torreblanca afirmó que la investigación del caso Chavarría tiene un avance de 99%, y sugirió que ya conocía "los motivos, razones y circunstancias" de la ejecución del aspirante a la gubernatura, ocurrida en agosto de 2009, pero que no podía revelar detalles porque "hace falta un eslabón".
Asimismo, adelantó que el miércoles 30 el procurador de Justicia estatal, David Sotelo Rosas, presentará un informe sobre el caso, aunque el pleno esclarecimiento del crimen, agregó, le corresponderá al próximo gobierno, que entrará en funciones el 1 de abril.
Las declaraciones del gobernador motivaron que familiares y amigos de Chavarría, entre ellos su esposa Marta Obeso, fijaran una postura, y apuntaron que por su forma de actuar, Torreblanca Galindo se volvió "cómplice de los homicidas" por omisión o comisión.
De acuerdo con Obeso, actual representante en Guerrero de la fundación Equidad y Progreso, que encabeza el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, el gobierno de la alternancia de Zeferino Torreblanca será recordado por la violencia, ya que –agregó– “deja sumida a la entidad en una grave crisis de impunidad e inseguridad”.
En esta administración del primer gobernador postulado por la izquierda, destacó, se mantienen impunes más de una treintena de crímenes contra perredistas, entre ellos el de su esposo Armando Chavarría, así como una estela de homicidios que se registraron desde 2005, sin que a la fecha se hayan esclarecido el origen y las causas.
"Si tienen algo nuevo que decir, que lo digan ya", dijo Marta Obeso, quien además cuestionó la decisión de Torreblanca de presentar un informe dos días antes de dejar el cargo, como lo anunció ayer.
"¿Por qué esperar hasta el último día, cuando ya no podamos exigir respuestas, cuando ya no podamos reclamarle nada?", preguntó. Y agregó: Torreblanca es responsable del "manejo tendencioso" de la información que genera el gobierno estatal sobre el caso Chavarría.
Luego remató: "Para nosotros está claro que el gobernador que se va no se interesó por aclarar el homicidio, por el contrario, se enturbió desde el principio con la alteración de la escena del crimen, y al no cumplir su obligación, (Torreblanca) se convirtió en el principal encubridor".

Comentarios