Reforma migratoria, un tema pendiente de México y EU: Feeley

martes, 29 de marzo de 2011

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., 29 de marzo (apro).- John D. Feeley, el agregado de la Oficina de Negocios en la embajada de Estados Unidos en México, admitió hoy que su país enfrenta el reto de aprobar una reforma migratoria que dé certeza a millones de extranjeros indocumentados que viven en esa nación.

Al participar en el foro Migración y Trata de Personas que se realiza en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, el diplomático estadunidense reconoció que la inmigración ilegal ha enriquecido la diversidad cultural de su país y lo ha enfrentado al reto de regularizar cuanto antes esta situación.

Sin embargo, aclaró que también es necesario que México cuente con una reforma migratoria “para que haya un camino en el que salgan a luz aquellos que caminan en las sombras como indocumentados”.

Asimismo, señaló la urgencia de que México invierta más en su desarrollo para inhibir la migración hacia Estados Unidos, pues aclaró que su país nunca tendrá una frontera totalmente abierta, aunque sí “más flexible y amigable”.

Respecto a la renuncia del embajador Carlos Pascual, dijo que aunque “México ha perdido a un gran amigo”, la decisión no detendrá la cooperación bilateral que existe entre ambas naciones, pues la guerra contra el crimen organizado, el tráfico de armas, de drogas y de personas no debe detenerse.

El diplomático estadunidense, quien ha sido señalado como el autor de algunos de los cables filtrados por Wikileaks y como sucesor de Carlos Pascual en la embajada de Estados Unidos en México, expuso hoy la relación bilateral “va más allá que un solo hombre”.

“El programa de trabajo va a continuar con respeto absoluto para la soberanía de México, con respeto por el sacrifico de los soldados marinos, policías y también vamos a continuar con el programa bilateral donde no tenemos necesariamente un nexo o vinculo directo con la seguridad”, dijo en entrevista posterior a su participación.

Para comprobar sus afirmaciones, señaló que hasta ahora su país trabaja de la mano con el gobierno de México para capacitar a tropas de la Secretaría de la Defensa Nacional, del Instituto Nacional de Migración, Policías Federales y otras corporaciones.