Cables de WikiLeaks agrietan relación México-EU: Calderón

jueves, 3 de marzo de 2011

MÉXICO, D.F., 3 de marzo (apro).- El presidente Felipe Calderón reveló hoy en Estados Unidos lo que era un secreto a voces en México: que su relación con el embajador del vecino país, Carlos Pascual, está fracturada.

En declaraciones al diario The Washington Post (TWP), el mandatario mexicano confesó que la relación entre México y Estados Unidos se vio "severamente dañada" a raíz de las filtraciones de WikiLeaks, pues Estados Unidos, añadió, decidió entrar al juego de decir que ellos (el Ejército mexicano y la Marina) no están bien coordinados, "y de repente le comienzan a dar información a una agencia y no a la otra e intentan hacerlos competir".

En México, recordó Calderón, tenemos una expresión que dice: “No me ayudes, compadre".

De acuerdo con el presidente mexicano, la confianza “es algo difícil de construir y muy fácil de perder”, en clara alusión al cable diplomático, revelado por Wikileaks, en el que el embajador Pascual señala que los elementos del Ejército mexicano son lentos, mal preparados y tienen aversión al riesgo.

    “Es algo que puedo platicar (el cambio de embajador) con el presidente (Barack) Obama”, pues "es difícil –continuó– cuando ves el coraje del Ejército (...) y de pronto alguien en la embajada americana dice que no son lo suficientemente valientes".

De acuerdo con el diario, los dichos del Ejecutivo mexicano parecen ser en referencia al cable en el que se revela que agencias estadunidenses entregaron información de inteligencia a la Armada de México que derivó en el abatimiento del narcotraficante Arturo Beltrán Leyva en Cuernavaca, Morelos, y que dichos datos en un principio fueron rechazados por el Ejército mexicano. 

Para el Post, estas declaraciones de Calderón son las más fuertes desde que WikiLeaks dio a conocer los primeros documentos de la sede diplomática estadunidense sobre la lucha antidrogas en México.

Comentarios