Un "Año de México en Chicago"

miércoles, 30 de marzo de 2011 · 01:00

MÉXICO, DF., 30 de marzo (Proceso).- Espectacular por su arquitectura, diseño de paisaje, esculturas relacionales y convivialidad artística y social, el espléndido Parque del Milenio de Chicago albergará durante 18 meses, desde el próximo 6 de abril hasta octubre de 2012, un conjunto de cuatro esculturas y una instalación de la mexicana Yvonne Domenge (Distrito Federal, 1946). Invitada por los directivos del famoso parque urbano, Domenge presentará una síntesis de su actual propuesta escultórica: la presentación del vacío a partir del ahuecamiento de esferas, el movimiento de bandas y la abstracción de formas vegetales. 

Convencida de que la escultura “es la expresión más parecida a la vida porque tiene una identidad en el espacio”, Domenge ha desarrollado un lenguaje que se basa en esculpir ese espacio a partir de la alteración de las estructuras que lo engloban. Apasionada durante toda su trayectoria de la plenitud de la esfera como figura geométrica y referente simbólico, la artista ha explorado el orden del universo hurgando en el interior de esta abstracción matemática. Oculto por la textura de las superficies, sugerido por el atrevimiento de las incisiones, o descubierto por el desdoblamiento de estructuras que se transfiguran en bandas de armoniosos movimientos, el espacio y su intimidad adquieren, en la obra de Domenge, una misteriosa y bella materialidad que fusiona al aire y la luz con el color y la forma de lo realmente visible.

Emplazadas en los corredores conocidos como las Galerías Boeing, las piezas de Domenge convergerán en la famosa escultura del indo-británico Anish Kapoor, la cual, conocida popularmente como El frijol, refleja la arquitectura chicaguense como una Puerta de la nube –su título original.

Con una instalación integrada por dos enormes semillas y una banda o listón que se desdobla evocando un Árbol de la Vida –que estará en la Galería Norte–, y un conjunto escultórico de grandes esferas ahuecadas, entre las que destaca una hermosa Esfera de coral, realizada a partir de un pequeñísimo coral encontrado en una playa mexicana –que estará en la Galería Sur–, la escultora dialogará también con la prestigiada Fuente corona, del catalán Jaume Plensa: dos enormes torres de vidrio, en cuya superficie se proyectan rostros de habitantes de Chicago de todas las edades y etnias, quienes, en algún momento, escupen ficticiamente un chorro de agua.

Relevante tanto para la protagonista como para la puesta en valor de nuestro arte actual y de la imagen-marca-país, la exposición Interconnected: the Sculptures of Yvonne Domenge debería convertirse en un detonante para otras muestras de la creación contemporánea de México. Ubicada en una ciudad que destaca no sólo por su arquitectura –en el Parque del Milenio se encuentra el pabellón Pritzker de Frank Ghery– sino por la activa presencia de connacionales, la exposición es un excelente pretexto para convertir 2011 en un “Año de México en Chicago”.

 

 

Comentarios