Mujeres, dos terceras partes de los analfabetas en el mundo: ACNDH

lunes, 7 de marzo de 2011

MÉXICO, D.F., 7 de marzo (apro).- Al conmemorar el Día Internacional de la Mujer, la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos  (ACNUDH),  Navi Pillay, lamentó que persistan “importantes diferencias entre hombres y mujeres”, tanto en el ámbito económico, como educativo y político.
    En un comunicado fechado en Ginebra, la funcionaria de la ONU puntualizó que “el concepto de democracia sólo se alcanza realmente cuando la toma de decisiones políticas es compartida por mujeres y hombres, y cuando la plena participación de las mujeres en la reestructuración de las instituciones está garantizada”.
A pesar de que las mujeres son las principales productoras de  alimentos en el planeta --con jornadas laborales más largas que las de los hombres--, “sólo reciben el 10% de las ganancias en el mundo y son dueñas de menos del uno por ciento de la propiedad”, refirió.
    Apuntó que de los 759 millones de analfabetas existentes en mundo, dos terceras partes son mujeres, y que la discriminación hacia éstas ocurre incluso en lugares con altos niveles de alfabetización, donde los ingresos del sector femenino “continúan siendo inferiores a los de los hombres, inclusive desempeñándose en el mismo trabajo”.
    
En el terreno político, la funcionaria de la ONU advirtió que “las sociedades donde  las mujeres son excluidas de la vida pública, de manera formal o informal, no pueden se descritas como verdaderamente democráticas, como lo ha advertido en diversas ocasiones el Comité para la Eliminación de la Discriminación de la Mujer”.
Navi Pillay aprovechó la conmemoración para hacer un reconocimiento a las mujeres de Egipto y Túnez, que, con su participación en las recientes movilizaciones sociales transformaron la situación política de esos países, aunque alertó sobre algunos riesgos en reformas constitucionales.
    “Los derechos de la mujeres deben encabezar la lista de las nuevas prioridades. Si bien han tenido un importante rol en las demandas de cambio, ya existe inquietud porque las revisiones constitucionales y el desarrollo de reformas se den sin su participación”, advirtió.
     Por otra parte, la Red Nacional de Promotoras y Asesoras Rurales (Red Par), la campaña “Vamos al grano”  y Oxfam México exigieron  que se reconozcan los derechos de las mujeres a la propiedad, uso y usufructo de la tierra, así como el acceso a proyectos y recursos de programas públicos. También  pidieron este reconocimiento  para el trabajo doméstico y una vida libre de violencia.
    “Reconocer la importancia” del poder de compra y consumo --“tanto en el campo como en la ciudad”-- de los alimentos producidos por campesinos mexicanos, sobre todo de los pequeños productores, “en lugar de beneficiar a los grandes supermercados que ofrecen alimentos que dañan nuestra salud, ensucian el planeta y enriquecen a los grandes intermediarios”, fue otra de las exigencias  de la Red.
    Al destacar los resultados del encuentro “Tejiendo alianzas y alternativas de futuro: acciones conjuntas para transformarla vida”, al que asistieron 100 mujeres rurales, indígenas y campesinas, las organizaciones recordaron que quienes más resienten los efectos de las crisis económicas son las mujeres del medio rural, por la feminización de la pobreza “derivada de la inequidad en el acceso, control y beneficio de los recursos y de la falta de oportunidades para el ejercicio de sus derechos”.