Cártel de "La Familia" ejerce el poder en Michoacán: WikiLeaks

martes, 8 de marzo de 2011

MADRID, 8 de marzo (apro).- Al menos diez de los doce agentes federales asesinados en julio de 2009 por el cártel de La Familia michoacana formaban parte de una “unidad especial de investigación” y habían recibido “varios cursos de entrenamiento en Estados Unidos”, revela un informe de la embajada de ese país en México, fechado el 17 de julio de ese año.
    Lo anterior se desprende del informe confidencial “La Familia michoacana continúa arrasando en Michoacán”, que es uno de los 2 mil 500 cables sobre México que liberó Wikileaks y que este martes fue dado a conocer por el periódico El País.
Elaborado por James P. Merz, consejero adjunto para Asuntos Políticos de la embajada estadunidense en México, el informe describe la brutalidad y el control que La Familia michoacana despliega en esa entidad, donde afirma se configura una suerte de “narco-administración”.
Destaca que los miembros de la organización criminal, quienes entre otros delitos incurren en narcotráfico, extorsión y secuestro, aparte de corromper a funcionarios, conforman un cuerpo cerrado y están inmersos en un fanatismo muy “cercano al culto”.
“Un fervor casi religioso, cercano al culto, inspira a La Familia, algunos de cuyos integrantes se refieren al mercado de la mariguana y la cocaína como ‘regalos del cielo’”, señala el informe.
Elaborado seis días después de la captura de Arnoldo Rueda Medina, La Minsa, cuarto capo en importancia en la organización criminal, el reporte también se refiere a la brutal reacción de La Familia, que atacó con armas de alto poder los puestos policiales en distintas ciudades michoacanas y que culminó con el secuestro, tortura y muerte de los doce agentes federales.
    “La Familia continuó sus ataques a la Policía Federal y, después de una serie de incursiones, intensificó su ofensiva con la captura, tortura y asesinato de 12 policías federales fuera de servicio. La Familia irrumpió en la casa alquilada por los policías y los trasladó a otro lugar, donde fueron torturados y ejecutados”, señala el cable.
    También alude a la rampante corrupción en la entidad controlada por esa organización, y refiere el caso de Julio César Godoy --medio hermano del gobernador perredista Leonel Godoy-- y quien se dio a la fuga cuando era buscado por las autoridades por sus presuntos vínculos con La Familia.
    “Los asesinos (de los policías) dejaron una nota burlona junto a los cadáveres: ‘Vengan por nosotros otra vez. Los estaremos esperando’”.
    El cable recuerda que los policías federales fueron encontrados apilados a un costado de una autopista en Michoacán.
    “Oficiales gubernamentales insisten en su determinación sin amilanarse en los esfuerzos por combatir el crimen organizado”, consigna el texto, aunque recalca la alarma que les genera la “impresionante habilidad del cártel en la ejecución y coordinación (de sus actos), además de su gran depravación”.
    La Familia, añade el cable, ataca con “tácticas guerrilleras” aprovechando el agreste territorio de Michoacán y tiene puntos de distribución de droga en México y Estados Unidos.
    “Permite a sus miembros consumir mariguana y cocaína, no obstante, les advierte contra la adicción, y les prohíbe el consumo de metanfetaminas”, ya que las drogas sintéticas “se distribuyen sólo en el mercado gringo para envenenar a la sociedad norteamericana”, subraya el informe.
    También apunta que esta organización del tráfico de drogas establece sus propios centros de rehabilitación para sus miembros.
    Y agrega que es tal el control del grupo en Michoacán, que mantiene un buen número de sus laboratorios para procesar drogas sintéticas en ese enclave, al grado de que 42 de los 62 laboratorios desmantelados por las autoridades en 2009 fueron ubicados en esa entidad.
    Asimismo, explica la fuerte movilización de efectivos de las fuerzas de seguridad, hasta 7 mil soldados y policías, ordenada por el presidente Felipe Calderón, ya que Michoacán es su estado natal.
    No obstante, “el culto” de los miembros a los principios de la organización se suma a su “virulento odio contra los que no pertenecen al grupo”, dice el cable.
    Como parte del informe, el consejero adjunto para Asuntos Políticos de la legación estadunidense señala la coincidencia de las informaciones remitidas a Washington con el ensayo del Instituto de Estudios Estratégicos del Colegio de Guerra de ese país, escrito por el mexicanólogo George Grayson.
    En el ensayo se señala que La Familia ha establecido en Michoacán una especie de “gobierno alterno”.
Resalta que, paralelo al gobierno electo, “hay una narco-administración que genera empleos (con el cultivo de drogas), mantiene el orden (con la represión a cárteles enemigos), realiza funciones cívicas (reconstrucción de iglesias), cobra impuestos (extorsiona a empresarios) y vigila a los recién llegados”.
    Además, sus sicarios administran la “justicia divina” a violadores, ladrones y corruptores de jóvenes y algunas de sus proclamas se alzan “contra la delincuencia desenfrenada” y defienden los “valores universales”, con el fin de obtener simpatía entre la población.
    Informes de fuentes de la Procuraduría General de la República (PGR) compartidas a los diplomáticos estadunidenses concluyen que el poderío de La Familia se incrementó debido a la alianza que entonces iniciaron con el cártel del Pacífico, a través de Ignacio Nacho Coronel, y el cartel del Milenio, a través de la familia Nava Valencia, circunstancia que los catapultó en el mercado de las drogas sintéticas.
    De igual forma, añade, el incremento de la violencia se debe a que Los Zetas, cártel con el que mantiene un fuerte choque, pretendía entonces recuperar el territorio y los mercados en poder de la Familia.
    El cable añade que la muerte de los doce policías representa “un duro golpe” a las operaciones del gobierno de México contra ese cártel, y deja entrever su poca esperanza para “pensar que hemos visto el final” de la violencia entre La Familia y los cuerpos de seguridad.
    Asimismo, se dieron a conocer otros cables, uno fechado el 11 de julio del 2009, luego de la captura de Rueda Medina, donde se ligan actos violentos en estados vecinos.
    Y otro más sobre el ataque con explosivos del 15 de septiembre del 2008 durante los festejos del Grito de la Independencia, en la plaza principal de la capital michoacana.

Comentarios