CNDH y ONU celebran aprobación de reforma en derechos humanos

martes, 8 de marzo de 2011

MÉXICO, D.F., 8 de marzo (apro).- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) celebraron la aprobación, en el Senado de la República, de la reforma constitucional en materia de derechos humanos.
Mientras que la CNDH aseguró que con dicha reforma se fortalece y amplía la protección de los derechos humanos en México, representa un paso fundamental en el anhelo de justicia de la ciudadanía, y significa un avance importante para frenar el abuso del poder bajo un régimen de rendición de cuentas, la OACNUDH subrayó que la calificó como un avance sustantivo a favor del respeto y garantía de los derechos fundamentales.
En un comunicado, la oficina de la ONU consideró que las modificaciones de 11 artículos de la Constitución Mexicana favorecerán “el cumplimiento de las obligaciones internacionales en materia de derechos humanos por parte del Estado mexicano, y dará un impulso a los ámbitos de trabajo de las 21 agencias que integran al Sistema de la Naciones Unidas en México, de conformidad con los propósitos de la Carta de las Naciones Unidas y los derechos consagrados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos”.
     Para la ONU, “el nuevo marco constitucional responde positivamente a los compromisos internacionales asumidos por México”; además, destacó algunos alcances de la reforma, como elevar a rango constitucional los derechos humanos reconocidos en los tratados internacionales, así como el reconocimiento del derecho de audiencia a los extranjeros a los que se les pretenda expulsar del territorio, y el fortalecimiento de los organismos públicos de derechos humanos.
    De manera particular, la representación del Alto Comisionado de Naciones Unidas señaló que al reconocer el derecho de asilo a los migrantes, es de esperarse que la reciente ley migratoria se adecue a la reforma constitucional.
    La oficina de la ONU exhortó a los congresos estatales a ratificar a la brevedad las modificaciones constitucionales, y recordó que una vez que estén vigentes, los poderes “tendrán que hacer los ajustes legislativos a nivel federal y estatal correspondientes para garantizar su eficacia plena”.
    A la celebración de la reforma constitucional se sumó la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de Derechos Humanos (CMDPDH), cuyo director, Juan Carlos Gutiérrez, hizo un reconocimiento a la OACNUDH.
    En un boletín de prensa, Gutiérrez Contreras recordó que desde 2003, al intercambiar impresiones con organizaciones civiles, y en 2004, cuando se realizó el Programa Nacional en Materia de Derechos Humanos, dicha dependencia de la ONU “planteaba la necesidad de la reforma”.
    El director de la CMDPDH reconoció que la reforma “es uno de los pasos más importantes que el Poder Legislativo ha dado para el fortalecimiento de la democracia en México”, aunque admitió que “es preciso seguir trabajando en los sucesivo en la adecuación plena de nuestro ordenamiento jurídico con respecto a los más altos estándares internacionales en la materia”.
Por la tarde, la CNDH fijó su postura. En un boletín de prensa, sostuvo que desde el primer capítulo constitucional llamado ahora “De los Derechos Humanos y sus Garantías”, se reconocen como inherentes a las personas.
Todos los mexicanos gozarán de los derechos humanos reconocidos tanto en la Constitución como en los tratados internacionales que nuestro país haya firmado.
Según el organismo dirigido por Luis Plascencia, los artículos modificados en la Carta Magna facultan a la CNDH para investigar las violaciones graves a los derechos humanos por parte de funcionarios de los tres niveles de gobierno e incluso de legisladores.
Ninguna autoridad, subrayó, estará facultada para negar información al Organismo, lo que permitirá dar seguimiento a las denuncias y evitar la impunidad.
Con la reforma, los funcionarios que no cumplan con las Recomendaciones de la Comisión podrán ser citados por el Senado de la República o en sus recesos por la Comisión Permanente o las legislaturas de las entidades federativas, según sea el caso, para que expliquen el motivo de su negativa.
También las Comisiones Nacional y estatales podrán presentar denuncias penales o civiles que consideren procedentes contra dichos funcionarios y representantes populares.
Plascencia comentó, asimismo, que la CNDH ampliará su ámbito de competencia al atender los reclamos en el terreno laboral que no se resuelven con la celeridad que corresponde.
Dentro de las modificaciones hechas a la Constitución, dijo,  se encuentra también la que establece que en caso de persecución por motivos políticos, la persona tiene derecho a solicitar asilo, mientras que por causas de carácter humanitario se recibirá refugio.
Finalmente, reconopció que la reforma constitucional no sólo fortalece el trabajo de la CNDH, sino también plantea el compromiso de todos los servidores públicos del país de conducirse respetando los derechos de las personas.

Comentarios