Vázquez Mota, Lujambio y Creel reviran a Calderón: la "Caballada" panista es fuerte, dicen

martes, 8 de marzo de 2011

MEXICO, DF, 8 de marzo (apro).- En medio de la conmoción que generó al interior del Partido Acción Nacional (PAN) el planteamiento de Felipe Calderón de postular un candidato presidencial ganador, aunque no sea militante, los aspirantes Josefina Vázquez Mota, Santiago Creel y Alonso Lujambio lo contradijeron y afirmaron que los panistas son capaces de vencer a sus adversarios.
    En conversaciones fuera de grabación, sin embargo, varios panistas reconocen que esta insistencia de Calderón a que el candidato presidencial pueda ser un ciudadano sin filiación al PAN tiene que ver con la estrategia de alianzas para vencer al Partido Revolucionario Institucional (PRI), que implicaría inclusive la eventual postulación del perredista Marcelo Ebrard.
    La declaración de Calderón, en la sesión del Consejo Nacional del PAN, el sábado 5, generó una “confusión innecesaria” entre el panismo, consideró el diputado federal Javier Corral, aunque aclaró que ya no controla de manera total el PAN.
“Calderón vuelve a colocar, de manera innecesaria, una discusión que por la forma y la anticipación con la que se produce sólo genera confusión entre la militancia, incluso entre sus propios colaboradores, entre los que hay por lo menos dos que tendrían con qué competir: Ernesto Cordero y Alonso Lujambio, ya reconocidos como pertenecientes a la institución. Y no se diga del caso de Santiago Creel Miranda y Josefina Vázquez Mota, sin duda los aspirantes más fuertes hasta el momento entre el panismo y en ese orden”.
Esos cuatro prospectos de ser candidatos presidenciales del PAN fijaron hoy sus posturas ante el planteamiento de Calderón y salvo Cordero, quien dejó en suspenso sus ambiciones presidenciales hasta que el PAN defina los plazos del proceso interno, los otros tres aseguraron que un candidato panista es capaz de ganar la Presidencia de la República.
Vázquez Mota, quien ayer hizo explícito su deseo de ser la candidata presidencial –cuyo lema de campaña es “México posible”--, negó que Calderón pretenda neutralizar las aspiraciones de los panistas.
“Bajo ninguna circunstancia vería esa intencionalidad en el presidente. En todo caso creo que el presidente da un discurso que responde a la historia del partido e, insisto, en mi caso y muchos otros pues dan cuenta de ello”, dijo la diputada federal, quien respaldó la postura del presidente del PAN, Gustavo Madero, en el sentido de que el candidato será panista.
“El PAN es un partido de ciudadanos y esa es la característica que no debemos perder”, dijo y recordó que ella no era militante antes del 2000:
"Dada la construcción ciudadana del partido, hoy podrá surgir de la militancia quien el partido resuelva la candidatura presidencial; por lo tanto, no las veo incompatibles. Yo estoy siempre de lado de que el PAN se abra mucho más a la ciudadanía", apuntó.
Por su parte, Creel aseguró que serán los panistas, y no Calderón, quienes decidan quién será el candidato del PAN a la Presidencia de la República, porque en el PAN no hay línea.
“Yo sostengo que el panismo no toma una línea. Al contrario, el panismo rechaza casi por sistema la línea cuando viene de arriba, es muy claro. Yo cuando recorro el país y escucho al panismo lo que desea la militancia es expresarse libremente, sin cortapisas, sin consignas, sin línea, eso viene del sistema viejo que no es el nuestro", expresó.
Lujambio, por su parte, consideró que cualquiera de los prospectos panistas “podemos dar una competencia seria a cualquier adversario” y aseguró que la decisión la tomarán los panistas, no a partir de la línea presidencial.
“Esta discusión es muy sana, es muy abierta, es muy franca, pero finalmente nadie va a decidir unilateralmente. La decisión la toman los miembros de mi partido, los adherentes, los simpatizantes, millones de mexicanos que están muy cerca del Partido Acción Nacional”, subrayó.
    Y añadió: “La caballada está absolutamente fuerte y no lo digo por mí, lo digo por mis colegas, hay extraordinarios cuadros”.
    En conversaciones “en corto”, sin embargo, varios panistas lamentan que Calderón haya dado “armas” a la oposición para atacar al PAN, como lo hizo el flamante presidente del PRI, Humberto Moreira, quien dijo que con su declaración liquidó a los prospectos panistas.
    Al respecto, el diputado federal Javier Corral aplaudió que Madero haya aclarado a Calderón que el candidato para el 2012 sí será panista, ya que cuenta con perfiles para ello.
“Si el discurso del Presidente señala animosidad o abandono, la respuesta de Gustavo Madero, el jefe nacional del PAN, es muestra de la vitalidad del PAN, de su mejor tradición de partido democrático”, escribió Corral en su colaboración del diario El Universal.
“Me parece que Madero hizo lo correcto, y ello en lugar de debilitar a la institución la fortalece. El panismo en general respeta al presidente Calderón y un vasto sector aún lo reconoce y admira; pero el panismo, lo sabe bien él mismo, no quiere al gobierno metido en esa decisión fundamental del partido, pero tampoco descobijándolo de esa manera”.