Identifican otro cadáver en Tamaulipas; van tres de 88

lunes, 11 de abril de 2011

MÉXICO, D.F., 11 de abril (apro).- Las autoridades de Tamaulipas identificaron este lunes al tercero de los 88 cadáveres que fueron hallados en fosas clandestinas localizadas en el ejido La Joya, del municipio de San Fernando, mientras que la Procuraduría General de la República dio a conocer que van 16 detenidos por su presunta responsabilidad en los hechos.
La víctima fue identificada como Gonzalo García Casanova, quien vivía en la comunidad rural La Luz, del municipio de Matamoros, informó a la prensa un vocero de la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas (PGJ).
"Su madre lo identificó por dos tatuajes que traía en las muñecas y por el apellido Casanova tatuado en el dorso", indicó el vocero, luego de lo cual detalló que el hombre se dedicaba a la compra-venta de automóviles, mismos que trasladaba a estados en el centro de México.
Según la madre de la víctima, su hijo viajó a Querétaro para vender unos automóviles, y que el pasado 29 de marzo, cuando regresaba a Matamoros en un autobús de pasajeros, fue secuestrado presuntamente por hombres armados.
La semana pasada, la PGJ informó que hasta la tarde del jueves 7 sólo habían sido identificados dos cadáveres, sin embargo se reservó la identidad de las víctimas, únicamente confirmó que eran originarios de San Fernando.
La mayoría de los cadáveres localizados en las narcofosas de San Fernando fueron trasladados al Semefo de Matamoros para realizar las autopsias de ley e identificar mediante pruebas de ADN varios de los cuerpos que tenían ya varios meses enterrados clandestinamente.

Suman 16 detenidos por masacre

La Procuraduría General de la República (PGR) informó que al día de hoy suman 16 los detenidos por su presunta responsabilidad en el homicidio e inhumación clandestina de 88 personas, cuyos cuerpos fueron encontrados en San Fernando, Tamaulipas.
El último de los capturados es Erik Rubén Zetina Hernández, quien fue presentado este lunes ante la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), junto con los otros 15 presuntos responsables.
En un comunicado, la PGR informó que fueron elementos del Ejército Mexicano quienes detuvieron a Zetina Hernández, el cual presumiblemente está vinculado con Los Zetas, cártel al que se le atribuyen los 88 homicidios en San Fernando.
El pasado sábado 9 fue detenido Armando César Morales Uscanga, acusado de participar en el secuestro y asesinato de pasajeros de autobuses los días 24 y 29 de marzo pasado.    
    El vocero de la Sedena, teniente coronel Francisco Enriquez, dijo que tras su detención, Morales Uscanga proporcionó información sobre las últimas cuatro fosas en las que se hallaron 16 cuerpos.
    Además de haber participado en el secuestro y asesinato de pasajeros, el detenido confesó haber participado en la ejecución e inhumación ilegal de 43 cuerpos localizados en la misma zona el pasado miércoles 6.
    Los cadáveres a los que hizo referencia el inculpado corresponden a los 72 hallados la semana pasada en 10 distintas fosas clandestinas, aunque Morales Uscanga sólo aceptó haber participado en el asesinato e inhumación de 43.
    Al momento de su detención por parte de elementos del Ejército, el presunto delincuente traía consigo un arma larga, así como  dos mil 942 dólares americanos y 22 mil 590 pesos.
De las personas detenidas hasta el momento por su presunta responsabilidad en el asesinato de 88 personas, nueve fueron capturados por elementos del Ejército el pasado domingo 3 de abril, y el jueves 7 aprehendieron a los otros cinco, para los cuales se obtuvo la medida cautelar de arraigo por 40 días, con base en las pruebas aportadas por el fiscal federal adscrito a la SIEDO.
    Por otra parte, el secretario general de Gobierno de Tamaulipas, Morelos Canseco Gómez, confirmó hoy que las empresas de autotransporte público que sufrieron el secuestro de varios de sus pasajeros cancelaron las salidas de municipios fronterizos hacia el centro y sur del estado de Tamaulipas.
    Sin embargo, indicó que el gobierno local instaló una mesa de trabajo con los empresarios de las líneas de autobuses afectadas para persuadirlos  sobre la necesidad de que sigan ofreciendo el servicio a los miles de pasajeros que lo necesitan.