Desde la antigüedad, para Javier Sicilia

martes, 12 de abril de 2011

MÉXICO, DF., 12 de abril (apro).- No hay consuelo que pueda ofrecerse a Javier Sicilia ni a los padres de los otros jóvenes asesinados en Cuernavaca:

Luis, Julio, Gabriel y Jesús. Pero quienes sin haberlo conocido nunca podemos llamarnos amigos de Sicilia gracias a la lectura de muchos años, por bien que la entendamos tenemos que decir cuánto nos duele su decisión de renunciar a la poesía.

La poesía no puede revivir a los muertos ni detener la mano de quienes torturan y asesinan. Sin embargo, sus poderes son otros como se demostró en la manifestación del miércoles 6 en el Zócalo. Allí estuvo presente y por un instante volvió a ser la palabra plural en que reconocemos nuestro dolor y nuestra rabia.

Con la esperanza de que Javier Sicilia reconsidere su decisión le enviamos desde aquí unos cuantos breves poemas que hablan desde el fondo de los siglos. Estos epigramas de la Antología Griega tienen 2,000 y 2,500 años y siguen resonando en un México en que ya nadie está dispuesto a permitir el absoluto triunfo de la muerte.

Algunos de estos versos se refieren al inexpresable dolor de perder a un hijo. No obstante, ninguno toca el hecho intolerable de quedarse sin él por obra de un acto de violencia. Sea como fuere, son actos de protesta. Protesta contra la brutalidad, la sordidez y el sinsentido que se han vuelto la materia misma de nuestros días. Que Javier Sicilia los reciba como un abrazo más y una forma de acompañarlo. (JEP)

 

1 Calímaco: Bajo esta losa

 

Aquí enterró Filipo, su padre,

a Nicoteles, niño de doce años:

su mayor esperanza.

2 Carifílides: Salvación

 

No llores en mi tumba, caminante.

He aceptado la muerte con alegría.

Al menos me evitó lo más terrible:

que antes de mí murieran los que 

amo.

 

3 Simonides: Epitafio

 

Por Pytanax y su hermano,

encerrados en tierra antes del mediodía

de su radiante juventud,

Megaristos, su padre,

alza esta piedra:

don inmortal para los hijos muertos.

 

4 Arquías de Macedonia: Nacer y morir

 

Por los niños que vienen al mundo

se duelen los tracios

y, en contraste, celebran la muerte.

Porque sufren los vivos el mal

y el dolor no conocen los muertos.

 

5 Teognis: Nadie

 

En el país de la injusticia

nadie

puede sentirse a salvo.

 

6 Calímaco: El mañana

 

De este dios, el mañana,

nadie sabe.

Ayer estabas con nosotros.

Ahora

te sepultamos entre llantos.

 

7 Erinna: Vivos y muertos

 

Desde aquí

intentamos en vano hablar con ellos.

Pero los muertos

sólo conocen el silencio.

Las tinieblas devoran todo el resto.

 

8 Alceo: Agravios

 

La miseria es el peor agravio que 

puedes

hacerle a un pueblo.

Y es más terrible

cuando se une a su hermana:

la impotencia.

 

9 Alfeo: La magia del verso

 

Aún se escucha la queja de 

Andrómeda.

Aún miramos las ruinas de Troya.

Vemos a Áyax en lucha implacable

y al cadáver de Héctor lo arrastran

para herir sin piedad a los sitiados.

Todo esto se ha vuelto posible

por la magia del verso de Homero.

 

10 Píndaro: El oro

El oro,

hijo de Zeus,

no se pudre,

no lo daña el gusano.

Su poder

es domar a los hombres.

 

11 Simonides de Ceos: Los que teníamos veinte años

 

Fuimos al matadero en un barranco

en tierra extraña.

Y como era justo

erigió nuestras tumbas el Estado.

Porque al partir al frente le
obsequiamos los días

de nuestra juventud irrecuperable.

 

12 Anacreonte: El desastre

 

Se hunde mi patria.

Asistiré a su ruina.

 

Comentarios