Frena el PRI la reforma laboral en San Lázaro

martes, 12 de abril de 2011

MÉXICO, DF, 12 de abril (apro).- Tres semanas después de que los partidos del Trabajo (PT) y de la Revolución Democrática (PRD) denunciaron un posible albazo de la dupla PRI-PAN para aprobar la reforma laboral, el Revolucionario Institucional canceló su intención de presentarla en este periodo ordinario.
De manera sorpresiva, el presidente de la Comisión de Trabajo, el priista Tereso Medina, dio a conocer este martes un comunicado en donde anuncia la realización de “audiencias públicas” con diversas organizaciones sociales para discutir posibles cambios a la Ley Federal del Trabajo (LFT).
En el escrito se detalla que el intercambio de opiniones iniciará este miércoles 13 de abril y concluirá el 18 de mayo, con lo que se anula la posibilidad de aprobar, en el actual periodo ordinario de sesiones, las reformas a la ley laboral, debido a que éste concluye el 30 de abril.
    Aunque legisladores de PT y PRD se adjudicaron el reno a la reforma, tanto Tereso Medina como el priista César Augusto Santiago rechazaron que la suspensión se deba a “presiones” y aclararon que se debe a la obligación que tienen de escuchar a todos aquellos que deseen opinar sobre el tema.
    El 23 de marzo pasado, la Comisión del Trabajo convocó de manera inesperada a sesión para aprobar --a las ocho de la mañana-- un dictamen que incorporaba las propuestas de reforma laboral de PRI y PAN.
Entre los cambios se preveía la inclusión del outsourcing, es decir, empresas que subcontratan servicios y no otorgan todas las prestaciones de ley a los trabajadores.
    Sin embargo, los diputados afines a Andrés Manuel López Obrador denunciaron el intento de albazo e impidieron que se realizara la aprobación fast track.
    A partir de entonces, organizaciones sociales de corte laboral realizaron manifestaciones en repudio a la pretendida reforma y, como parte de la estrategia, el propio López Obrador acudió el jueves pasado a la Cámara de Diputados y se entrevistó con el presidente de la Mesa Directiva, el priista Jorge Carlos Ramírez Marín.
    Luego de ese encuentro, un sector del PRI afín a Enrique Peña Nieto se molestó con su correligionario por haber recibido al tabasqueño, en tanto que en el Senado los priistas impidieron que el encuentro fuera televisado.
    López Obrador entregó su propuesta de reforma laboral, distinta a la ya pactada entre PRI y PAN, y anunció un plantón para el próximo jueves 14, como medida de presión para impedir se eventual aprobación.
    En conferencia de prensa, Tereso Medina y César Augusto Santiago aclararon que el freno a la reforma no tenía nada que ver ni con la visita de López Obrador ni con el descontento que ha generado el proyecto entre trabajadores del país organizados.
    El priista César Augusto Santiago desmintió que su partido hubiera pretendido una aprobación fast track y comentó: “La decisión de nuestro grupo parlamentario es sacar la iniciativa con el mayor consenso posible. No hay prisas ni hay albazos ni hay ninguna cuestión que no pueda ser ventilada de manera transparente”.
    Luego sostuvo que “nuestra iniciativa irá una vez que hayamos escuchado a quienes están pidiendo ser escuchados, de manera que todo lo demás, como lo que se señala (el albazo), son especulaciones y la Comisión (del Trabajo) está trabajando en la lógica y seriedad de escuchar a todas las voces”.

Comentarios