Inauguran nueva sede del Senado; costó $2 mil 563 millones

miércoles, 13 de abril de 2011

MEXICO, DF, 13 de abril (apro).- Con un costo de 2 mil 563 millones de pesos, 50% mayor al presupuestado originalmente, el Senado inauguró su nuevo edificio, ubicado en la avenida Reforma 125, en medio de promesas de culminar la reforma política; de protestas a las afueras de la arteria vial más transitada de la capital, y de críticas por lo ostentoso de la sede y el menosprecio a las legisladoras durante la ceremonia.
El presidente de la Mesa Directiva y coordinador de la bancada del PRI, Manlio Fabio Beltrones, afirmó que “este es un Senado reformador, no conservador”, y sentenció que en breve la Cámara alta avanzará en los acuerdos de la reforma política: candidaturas independientes y facultad del Senado para ratificar los titulares de los organismos reguladores.
Por su parte, el senador Ricardo Monreal, del Partido del Trabajo (PT), inició su intervención con una frase anticlimática: “Esto es una farsa. Nada qué celebrar”.
De acuerdo con el legislador opositor, se vive un “desastre nacional” provocado por “una clase gobernante sin timón ni dirección, monopartidista y ambiciosa, carente de visión de Estado, resuelta a mantener el statu quo”.
Ante la notoria ausencia del presidente Felipe Calderón, quien envió en su representación al titular de Gobernación, Francisco Blake Mora, el senador petista criticó “la guerra unilateral” del gobierno federal contra el narco.
“¿Qué festejamos hoy? ¿Festejamos acaso el aumento criminal de los combustibles, el aumento a los precios de la canasta básica, a las tarifas de luz y agua, a los teléfonos y a los servicios, o festejamos los niveles de desempleo del país, la deserción escolar y la reprobación del sistema educativo nacional?”, cuestionó el exgobernador de Zacatecas.
En su intervención, el coordinador de la bancada del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Carlos Navarrete, destacó el contraste entre aquel Senado “monocorde”, de 64 legisladores, sin oposición, con “sesiones aburridas, sin disonancias de ninguna naturaleza”, frente a la actual composición del Congreso.
“Los electores que votaron por nosotros nos enviaron a reformar leyes, a legislar por el bien del pueblo de México, a representar la voz de millones de mexicanos. Nos enviaron para que la pluralidad mexicana funcione y la democracia se mejore”, insistió Navarrete.
La senadora panista Blanca Judith Díaz reclamó, en medio de la sesión solemne, que ninguna mujer haya sido invitada a ser oradora en la inauguración del nuevo recinto.
Díaz pidió la palabra, y entonces Beltrones cedió la palabra a la legisladora.
En tribuna, la senadora panista lamentó mucho “que no fue designada ninguna mujer para hacer uso de la palabra en esta sesión inaugural”.

El costo del edificio

Originalmente, la construcción de la nueva sede del Senado fue presupuestada en mil 699 millones de pesos y el costo final fue de 2 mil 563 millones, lo que representó un incremento de 864 millones de pesos.
A esta cantidad deberá sumársele el costo de la remodelación de los edificios que el Senado adquirió desde 2007 y en los que reubicará a parte de su personal.
En 2007 se le adjudicó a la empresa GAMI Ingeniería e Instalaciones la construcción del edificio en los terrenos donde antes estaba el cine Roble, sobre la avenida Reforma, en el cruce con avenida Insurgentes.
En agosto del 2010, los senadores indicaron que se debía hacer una ampliación presupuestal para que el costo fuera de 2 mil 177 millones de pesos.
Debido a retrasos en la obra, la nueva sede no se inauguró en el Bicentenario de la Independencia, tal como se había programado, y fue hasta este mes de 2011 que inició su funcionamiento.