Admite policía de Nuevo León inocencia de civil muerto

martes, 19 de abril de 2011

MONTERREY, NL, 19 de abril (apro).- El procurador Adrián de la Garza Santos reconoció esta noche que Jorge Otilio Cantú Cantú, civil abatido por agentes de Seguridad Pública del Estado, era ajeno a los hechos y no un sicario, como inicialmente se manejó; además, reveló que la escena del crimen fue alterada luego del tiroteo del lunes 18 por la mañana.
El titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) admitió que la víctima no portaba un arma de fuego al momento de los hechos, aunque inexplicablemente apareció una pistola en el interior de su camioneta, irregularidad que, aseguró, ya es investigada.
En rueda de prensa, en la que estuvo acompañado del secretario de Seguridad Pública, Jaime Castañeda Bravo, el procurador dio a conocer que los elementos que participaron en el tiroteo, registrado a las 5:45 horas de ese día en la colonia Las Brisas, eran militares que participaban en las Fuerzas Especiales de Apoyo estatales.
Sin embargo, señaló que la investigación ya fue atraída por la PGJE, instancia que investigará y juzgará a los militares, y se comprometió a revelar los resultados de la indagatoria.
Al momento de los hechos, en el cruce de Lázaro Cárdenas y Puerto San Blas, agentes de la SSP estatal fueron agredidos por hombres armados lo que desató una balacera.
Cantú Cantú, de 29 años y quien recién había regresado de su luna de miel el lunes y se dirigía a reintegrarse a sus actividades en una empresa de telemercadeo, quedó atrapado en el fuego cruzado, alegó De la Garza, y pereció alcanzado por las balas en el interior de su camioneta roja Dodge Ram.
“El análisis de las pruebas periciales y el que hizo el Ministerio Público y la Policía Ministerial nos lleva a determinar, sin lugar a dudas, que Jorge Otilio Cantú no llevaba arma, no hizo disparos desde su vehículo. Al ver sus pertenencias, se concluyó que era una persona ordenada sin el perfil de los sicarios”, reconoció.
Sobre la alteración de la escena del crimen, el procurador explicó que un arma de fuego fue desplazada indebidamente de su lugar, aunque se negó a aceptar que haya sido plantada al cadáver.
“Por circunstancias que se dieron en el hecho y por error de procedimiento que se llevó a cabo ahí, fue movida de lugar. Está siendo investigado porque sabemos que se deben resguardar las evidencias y no se debe hacer, pues de lo contrario se lleva a sanciones”, señaló.
De la Garza defendió el trabajo de militares que desde enero participan con uniforme estatal, pero con armamento propio, en labores de vigilancia.
“La investigación la estamos haciendo nosotros y no es la primera vez que vemos fuerzas militares en el estado haciendo labores de preventivos. Ha tenido buenos resultados, creemos que sí están preparados y por eso están en el estado”, argumentó.
Aclaró que los soldados pueden ser objeto de sanción si la indagatoria demuestra que no están preparados para desempeñar su función.
Desde el lunes hasta este martes 19, Otilio Cantú, padre de la víctima, emprendió una cruzada en los medios para reivindicar el nombre de su hijo.
En repetidas entrevistas, en medio del llanto, ha dicho que el joven era un buen ciudadano y que hacía 15 días había contraído matrimonio.
En la conferencia de prensa, el procurador dijo que ya se comunicó con el padre de Cantú Cantú para informarle que la investigación arrojó que el joven era inocente.
Esta tarde, la agrupación Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos (CADHAC) lamentó otra muerte de civiles a manos de militares.
En un boletín, la organización destaca: “La muerte del señor Cantú Cantú, cuyos detalles no han sido plenamente aclarados mediante una investigación imparcial y profesional, incrementa dolorosamente el número de civiles muertos a manos de efectivos militares en activo y de cuerpos policiacos supuestamente civiles, dirigidos por militares.
“Esta es una muestra más de que militares no están capacitados para llevar a cabo actividades policiacas, ni para dirigir la política pública de seguridad”, advierte el texto en el que pide que los responsables sean llevados ante tribunales civiles y no militares.

Respaldo de CEDH

La Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) anunció este martes en su página de Internet que asesorará a los familiares de Cantú Cantú, “reportado como víctima inocente de las acciones contra la delincuencia organizada”.
El ombudsman estatal también “ofrecerá a los familiares de la víctima los servicios de apoyo psicológico y acompañamiento emocional por parte de los especialistas con que cuenta la CEDH, así como el auxilio necesario para la presentación de una queja formal en contra de las autoridades señaladas como responsables”.

Comentarios