Dan 63 años de cárcel a secuestrador de Wallace

martes, 19 de abril de 2011

MÉXICO, DF., 19 de abril (apro).- La justicia federal incrementó este martes las condenas de prisión a los cuatro acusados del secuestro de Hugo Alberto Wallace Miranda, a pesar de que no se esclareció el paradero de los supuestos restos del hijo de la presidenta de Alto al Secuestro, Isabel Miranda de Wallace.

Luego de la inconformidad de la madre del desaparecido, el Juez Décimosexto de Distrito de Procesos Penales Federales en el Distrito Federal, Jacinto Ramos Castillejos, condenó a César Freyre Morales, Juana Hilda González Lomelí, Tony Castillo Cruz y Alberto Castillo Cruz a penas que oscilan entre 63 años y medio y 43 años de prisión, según el grado de culpabilidad de cada uno en los hechos ocurridos en 2005.

La principal condena recayó en César Freyre Morales o José Antonio Hernández Lozano, a quien le dictaron prisión de 63 años y seis meses, además de 338 mil 691 pesos por los delitos de privación ilegal de la libertad, delincuencia organizada y portación de arma de fuego de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas.

Los hermanos Castillo Cruz fueron sentenciados, cada uno, a 46 años, tres meses y 15 días de prisión más una multa de cien mil 292 pesos por los delitos de privación ilegal de la libertad y delincuencia organizada

Juana Hilda González o Sandra Jiménez Gutiérrez fue condenada a 43 años de prisión y una multa de 23 mil 166 pesos por los mismos delitos, además de los de posesión de arma de fuego y cartuchos de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas.

En una condena previa, dictada en diciembre de 2009, Freyre había sido condenado a 47 años, los hermanos Castillo a 39 y González a 28.

El Consejo de la Judicatura Federal informó que el juez Ramos Castillejos “respetó el grado de culpabilidad en la sentencia de fecha del 25 de diciembre de 2009, aun cuando… no comparte ese criterio de individualización”.

La revisión de las condenas ocurrió por la inconformidad de Isabel Miranda y de la Procuraduría General de la República, que impugnaron la aplicación del Código Penal Federal y no el del DF.

La sentencia aún no es definitiva, por lo que podrá ser apelada por los acusados.