Ciudad Juárez: todo es orfandad

sábado, 23 de abril de 2011

Huérfana la sociedad, huérfanas ellas, huérfanos sus hijos… Son decenas de mujeres jóvenes, casi niñas, que con sus hijos en brazos llenan todas las mañanas la Secretaría de Fomento Social de Chihuahua en busca de apoyo económico para sacar adelante a sus familias. Son las niñas-viudas del sexenio de la violencia, y la entidad es la primera en el país en destinar recursos para atender a los huérfanos de la guerra contra el narco. Pero el dinero del Fanvi – experimento chihuahuense– es limitado y por el momento sólo alcanzará para apoyar a 2 mil 500 menores.

 

CIUDAD JUÁREZ, CHIH., 23 de abril (Proceso).- A partir de las nueve de la mañana la oficina de la Secretaría de Fomento Social parece una sala de maternidad. Por la puerta entran jovencitas que cargan bebés de meses, rodeadas de chiquillos un poco mayores que se les aferran a la ropa. Se anotan en una lista y esperan a que alguna trabajadora social las llame por su nombre de casadas.

“¡Señora Parra!... ¡señora Hernández!... ¡señora Ruiz!”, se escucha desde la recepción.

Al llegar su turno encargan a sus pequeños para pasar a la entrevista en la que muestran varios documentos: actas de nacimiento, comprobantes de domicilio, constancias de estudio... y el acta de defunción del marido. Todas tienen algo en común: sus esposos fueron asesinados por el crimen organizado.

Estas madres-niñas-viudas compiten para que sus hijos sean beneficiarios del Fondo de Atención a Niños y Niñas Hijos de las Víctimas de la Lucha contra el Crimen (Fanvi), el primer programa del país destinado a aliviar, con recursos gubernamentales, las penurias de las familias de los asesinados durante el sexenio de la violencia.

Buscan becas, despensas, consultas médicas, apoyo jurídico y atención psicológica que podría salvar del naufragio a la familia descabezada y a definir el futuro de los menores.

Los recursos están muy disputados: sólo 2 mil 500 huérfanos del estado más violento del país podrán arañar beneficios de los 100 millones de pesos del fideicomiso. Mil 700 de esos niños son juarenses, a pesar de que demógrafos locales calculan que de 2008 a 2010 al menos 10 mil menores en esta ciudad quedaron huérfanos y de que los homicidios (más de 7 mil en tres años) van en aumento.

Extracto del reportaje que se publica en la edición 1799 de la revista Proceso, ya en circulación.

Comentarios