En México sólo hay dos opciones democráticas anodinas: Carlos Salinas

lunes, 25 de abril de 2011

MÉXICO, D.F., 25 de abril (apro).- Los votantes del país sólo tienen dos opciones para elegir: neoliberalismo y neopopulismo. Ambas “postulan una democracia sin adjetivos, anodina, endeble”.

A esta conclusión llega el expresidente de México Carlos Salinas de Gortari, quien este lunes publica dos artículos de su autoría en los periódicos Reforma y El Universal.

En su texto titulado “La irrupción de la alternativa ciudadana”, publicado en El Universal, Salinas critica que los grupos de poder en México sólo “pugnan por un sistema de individuos aislados mediante programas asistenciales focalizados, o bien por reeditar, perfeccionándolo, el método del acarreo”.

Salinas de Gortari atribuye al deficiente sistema educativo y a la insuficiente generación de oportunidades económicas, la responsabilidad de que cinco millones de jóvenes ni estudien ni trabajen.

Al finalizar su artículo, propone como solución su “Democracia Republicana”, centrada en la soberanía y la justicia. Además, sugiere la organización ciudadana mediante organizaciones territoriales vinculadas a la producción.

Aparte, en su artículo “Contra la historia oficial”, publicado en Reforma, el expresidente de México nuevamente defiende su inocencia en la crisis económica de 1994 y responsabiliza a su sucesor, Ernesto Zedillo, de la misma:

“(…) Durante 1995 vino la adopción de una política económica donde el remedio resultó peor que la enfermedad: el alza desmedida de los impuestos y las tasas de interés”.

Y presume: “Al concluir mi administración en noviembre de 1994 el país tenía problemas. Así lo he reconocido. Pero el nuevo gobierno recibió también un país sin inflación y con moderado déficit fiscal, la deuda interna abatida por los ingresos de las privatizaciones, y la deuda externa desplomada por la reducción alcanzada con nuestra negociación del Plan Brady”.

Al finalizar su texto, Salinas de Gortari argumenta que las nuevas generaciones merecen una “versión fiel a los hechos que les permita confrontar lo que recuerdan, su memoria, con lo que realmente ocurrió, es decir con la historia”.