Empate deja en suspenso multa de 288 MDP al PVEM

miércoles, 27 de abril de 2011

MÉXICO, DF, 27 de abril (apro).- La multa de 288 millones de pesos al Partido Verde Ecologista de México (PVEM) que el Instituto Federal Electoral (IFE) pretende imponerle como sanción por beneficiarse ilegalmente de propaganda disfrazada en Televisa y Televisión Azteca se frustró hoy al registrarse un empate de tres consejeros a favor y tres en contra, por lo que se volverá a discutir hasta que sean electos los otros tres integrantes del Consejo General.
    Es la primera vez desde que el Consejo General se quedó sólo con seis de sus nueve miembros, en octubre del año pasado, que se registra un empate en la votación sobre un asunto y se produjo justamente en el caso de la multa más grande que busca imponer el IFE en su historia, cuyo partido afectado, el PVEM, la considera producto de una consigna.
    La Cámara de Diputados debió elegir a los tres consejeros faltantes desde el 30 de octubre del año pasado y se prevé que lo haga hasta septiembre, porque el periodo ordinario de sesiones concluye este sábado 30 de abril y no existe consenso entre los grupos parlamentarios.
    Luego de cuatro horas y media de discusión, los consejeros aprobaron en general que el PVEM cometió una violación legal por aceptar la donación en especie de propaganda de Televisa y Televisión Azteca, pero al someterse a votación el monto de la sanción, que suma 288 millones de pesos, tres de ellos se manifestaron a favor y tres en contra.
    Los que defendieron el proyecto fueron Leonardo Valdés, presidente del IFE, Benito Nacif y Alfredo Figueroa, mientras que Francisco Guerrero, Marco Antonio Baños y Macarita Elizondo se manifestaron en contra, aunque ésta aclaró que el PVEM sí violentó la legislación electoral, aunque su desacuerdo era por el monto de la sanción.
    Desde que se inició la discusión sobre el caso, en uno de los primeros temas de una sesión que se anticipó que duraría por lo menos diez horas, Guerrero y Baños reprocharon falta de exhaustividad y dudas sobre el criterio de la Secretaría Ejecutiva del IFE para imponer la sanción, en coincidencia con la representación del PVEM, a cargo del diputado federal Jesús Sesma y el senador Arturo Escobar.
    Los dos legisladores, íntimos amigos de Jorge Emilio González, presidente del PVEM, acusaron al IFE de actuar bajo consigna y de perjudicar a su partido, pero también para ocultar, acusaron, los escándalos por las irregularidades administrativas detectadas por la Contraloría General de esa institución, que más tarde se preveía discutir.
    En todo momento, Valdés, Nacif y Figueroa rechazaron que se pretenda afectar al PVEM, a Nueva Alianza (Panal) y el Partido Revolucionario Institucional (PRI), como también lo consideraron sus representantes en la sesión, y argumentaron las violaciones legales cometidas en el proceso electoral de 2009.
    Y es que, en el proceso electoral de ese año, Televisa benefició al PVEM porque en la telenovela “Un Gancho al Corazón” dos actores portaban camisetas con la leyenda “Soy Verde”, y se hizo propaganda en promocionales de la revista TVyNovelas, cuya edición se transmitió en 400 spots en televisión abierta, por lo que se planteó una multa de 264 millones 178 mil 365.
Otra sanción, ésta por 24 millones 556 mil 285, obedece a la difusión de la plataforma del PVEM en la revista Vértigo, que fue difundida a través de los canales de Televisión Azteca, lo que también se considera propaganda disfrazada que violenta la ley electoral.
El senador Escobar y el diputado Sesma recriminaron reiteradamente los criterios legales para imponer las sanciones y rechazaron que hubiera una aportación en especie a su partido por parte de las televisoras. En todo caso, exigieron que se actuara de la misma manera con panistas como Josefina Vázquez Mota y César Nava por conductas análogas.
    Después de cuatro horas y media de discusión, se puso a votación la sanción al PVEM, pero al registrarse empate a tres en dos votaciones consecutivas, Valdés determinó que se presente otra vez el proyecto en una sesión en la que estén todos los consejeros electorales para que éstos emitan, también, sus votos particulares.