Explotan en el campo a tres millones de niños

jueves, 28 de abril de 2011

OAXACA, Oax., 28 de abril (apro).- Luego de denunciar la explotación de 3 millones de menores en el campo mexicano, el presidente de la Confederación Nacional Campesina (CNC), Gerardo Sánchez García, afirmó que el Día del Niño es de tristeza en el mundo rural de México, debido a que más de 50% de la población infantil en el sector se encuentra desnutrida y 70% de esos pequeños son indígenas.

Más aún, sostuvo que en el agro mexicano el Día del Niño no existe, ya que “nada hay que festejar”.

El dirigente cenecista lamentó que el gobierno federal haya sido reprobado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en protección a la niñez, principalmente en salud, nutrición y educación, además de censurar el trabajo infantil en campos agrícolas y confirmar que las regiones indígenas cuentan con menor protección a los derechos de los niños.

Por todo ello, demandó que se castigue la explotación laboral infantil, pues muchos niños y adolescentes son obligados a trabajar en condiciones infrahumanas; denunció que la explotación laboral de los menores en el campo, llega al grado de que en la mayoría de los casos perciben 2 dólares –poco más de 20 pesos-- por jornada de trabajo.

De los seis millones de jornaleros agrícolas que se emplean en los campos agrícolas del país, más de 3 millones son niños de entre 6 y 14 años, y realizan sus actividades al margen de cualquier protección laboral, cuando ellos aportan alrededor de 30% del ingreso familiar, indicó.

El presidente de la CNC demandó a la Secretaría del Trabajo la presencia de procuradores en las unidades agrícolas o agropecuarias para evitar la violación a los derechos y la explotación de los niños campesinos.

En Oaxaca, el Foro Oaxaqueño de la Niñez (Foni) cuestionó las leyes estatales porque no garantizan los derechos de la infancia y adolescencia, de ahí que urgió a realizar las reformas necesarias que garanticen plenamente sus derechos.

Hizo hincapié en que ante la ausencia de una política de derechos humanos para la infancia y adolescencia oaxaqueñas, lo que se tiene en la entidad son políticas públicas asistenciales y electoreras que sólo benefician a los proveedores y comerciantes de útiles y uniformes escolares, instituciones débiles estructuralmente y sin presupuesto, con voluntad de trabajo pero poca claridad y fuerza para realizar su tarea.

Las organizaciones que integran el Foni resaltaron que cada año, el 30 de abril, se repite el ritual de regalos, fiestas, día libre, conciertos, mucha comida, cine, simulacros de participación y diálogo.

Recordaron que Oaxaca tiene una población total de 3 millones 801 mil 962 personas, de las que un millón 444 mil 39 personas son menores de 18 años, cifra que representa casi 38%.

Debido a la importancia en términos absolutos y relativos de la infancia y adolescencia oaxaqueñas, es obligado repensar todas las leyes y políticas que atienden al sector.

Es por ello que además de las reformas a las leyes, se deben rediseñar las políticas públicas desde la perspectiva de derechos, y reestructurar las instituciones encargadas de la atención, procuración, promoción y protección de los derechos de niñas, niños y adolescentes, asignándoles presupuestos suficientes para la realización de su tarea.

Por último, las organizaciones mencionaron que “al escuchar la voz e impulsar la participación de niños, niñas y adolescentes, contribuimos a garantizar el ejercicio de sus derechos, coadyuvando de manera conjunta a crear condiciones para el bienestar familiar y ciudadanía”.