México admite a medias ante la ONU que en el país hay desapariciones forzadas

lunes, 4 de abril de 2011

MÉXICO, D.F., 4 de abril (apro).- El gobierno de México aceptó ante el Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias, de la ONU, que en el país pudiera estar registrándose este fenómeno, y advirtió que la figura del arraigo se mantendrá vigente en las leyes mexicanas.

En conferencia de prensa, los subsecretarios Felipe Zamora Castro, de Gobernación, y Juan Manuel Gómez Robledo, de Relaciones Exteriores, dieron a conocer  los pormenores de la reunión que sostuvieron con el grupo de trabajo de la ONU.

Ambos funcionarios aclararon ante los representantes de la ONU que México se mantiene abierto al escrutinio internacional en materia de derechos humanos.

Gómez Robledo subsecretario de Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la SRE, dijo que si bien el gobierno reconoció que en “el fenómeno” de las desapariciones forzadas “se puede estar dando en México”, pidió al grupo de trabajo llamar “las cosas por su nombre”, pues es necesario identificar los verdaderos casos de desapariciones forzadas con otros.

“Hay una diferencia muy grande y que en muchos casos pueden ser situaciones que obedezcan a extravíos, secuestro, simple desaparición, mas no forzada, (y no) supone necesariamente el involucramiento del Estado o sus agentes”, explicó Gómez Robledo.Destacó la diferencia entre las cifras que sobre el tema han proporcionado la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), que es de 283, contra tres mil que reporta la Organización de los Derechos Humanos.

En ese sentido, señaló que México espera el informe final del Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias “para hablar de cifras concretas”.

Respecto a la figura del arraigo, que fue duramente criticada por organizaciones no gubernamentales defensoras de los derechos humanos, durante la sesión 141 de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el subsecretario de Gobernación, Felipe Zamora Castro, aclaró que no desaparecerá.

El arraigo, explicó Gómez Zamora, es una figura importante para combatir la delincuencia organizada; además, recordó que la CNDH ha dado su respaldo a esta figura jurídica.

Detalló que en la reunión con los representantes de la ONU, en ningún momento México se comprometió a abolir la figura del arraigo. “Lo que asumimos es el compromiso de vigilar que cualquier persona que se encuentre en situación de arraigo, por ningún motivo sea sujeto de malos tratos o torturas; ese es el compromiso del Estado”, agregó.

Antes, el subsecretario de Relaciones Exteriores afirmó que en el encuentro con el Grupo de Trabajo, el país hizo hincapié en la importancia de distinguir situaciones, “desde luego lamentables, que corresponden a otra época del desarrollo político y democrático de México con lo que puede ocurrir actualmente”.

Gómez Robledo dijo que México cumple a cabalidad con su compromiso de mantenerse abierto al escrutinio internacional en materia de derechos humanos. Prueba de ello, reseñó, es el cumplimiento de “muchas” las recomendaciones de la CIDH, la próxima visita de la alta comisionada de la ONU para derechos humanos al estado de Oaxaca, cuya fecha aún está por definir, así como del relator especial de las Naciones Unidas para Ejecuciones Extrajudiciales, Sumarias y Arbitrarias, y del relator sobre el derecho a la alimentación.

A su vez, el subsecretario de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (Segob) afirmó el Estado mexicano continuará con sus esfuerzos por una seguridad auténtica, pues “las familias mexicanas no van a quedar a merced de los grupos criminales, sería irresponsable retirar en este momento a las fuerzas armadas del apoyo que prestan a la sociedad mexicana”.

Zamora Castro reiteró que la lucha por una seguridad auténtica debe darse en todo momento en el marco de la ley y que cualquier caso que se presente en el que exista una violación a los derechos humanos debe ser investigado y, eventualmente, sancionado.

“La política del Estado mexicano es buscar la seguridad de las familias y esa lucha de ninguna manera puede darse en contra de la Ley”, resaltó Zamora Castro, al insistir que las Fuerzas Armadas no saldrán de las calles.

Comentarios