Alertan militares de EU de la alta criminalidad en la frontera México-Guatemala

martes, 5 de abril de 2011

WASHINGTON, 5 de abril (apro).- Los jefes militares de los comandos Norte y Sur expresaron su preocupación ante el Congreso federal estadunidense por el alto nivel de criminalidad, de trasiego de drogas y armas que permea la frontera México-Guatemala.

En una audiencia ante el Comité de las Fuerzas Armadas del Senado, el almirante James A. Winnefeld, jefe del Comando Norte, advirtió que “hay una gran preocupación por la situación que existe en la frontera entre México y Guatemala. Por esta frontera entran las armas y drogas que provienen de todos los puntos de América Latina”.

Ante el mismo comité, el general Douglas M. Fraser, jefe del Comando Sur, reveló que “50% del tráfico de armas que llega a México entra por la frontera de este país con Guatemala”.

En la audiencia del Comité de las Fuerzas Armadas del Senado estadunidense, que preside Carl Levin, ambos jefes militares fueron cuestionados arduamente sobre sus opiniones respecto de la situación de la frontera sur de México.

La senadora demócrata por Carolina del Norte, Kay Hagan, preguntó directamente a los dos jefes de los comandos encargados del Hemisferio Occidental por qué es tan preocupante la situación en la frontera México-Guatemala.

“Es un lugar muy complejo, más complejo de lo que pude anticipar antes de asumir este puesto”, admitió el almirante Winnefeld para luego destacar que en estos momentos el foco de atención del gobierno mexicano en el combate al crimen organizado se concentra en la frontera con Estados Unidos, donde priva la violencia generada por la pelea de las plazas entre los cárteles del Golfo, Sinaloa y Los Zetas.

“Lo última cosa que quisiera (el gobierno de México) es abrir otro frente en el sur, antes de que puedan controlar la situación en la frontera norte”, aclaró Winnefeld.

Por su parte, el jefe del Comando Sur explicó que las armas que entran a México por la frontera norte de Guatemala son los arsenales remanentes de las guerras civiles y conflictos que se dieron en las décadas de los ochenta y noventa en Centroamérica.

“Casi toda la cocaína destinada para Estados Unidos cruza la frontera Guatemala-México”, destacó el general Fraser.

En la región centroamericana, según los dos jefes militares estadunidenses, los cárteles del narcotráfico de México y Colombia han encontrado una zona apropiada para el trasiego de drogas, debido en parte al alto nivel de corrupción que aqueja a los gobiernos de América Central.

Enseguida resaltó que la región más peligrosa en todo el hemisferio se ubica precisamente en el “triangulo Honduras-El Salvador-Guatemala”.

Otro de los problemas que también destacaron ambos militares fue el hecho de que los narcotraficantes mexicanos y colombianos que operan en Centroamérica usan ahora submarinos y, en términos generales, vehículos sumergibles para mover cocaína y otras cargas ilegales que tienen como último destino a Estados Unidos.

Sobre la situación del narcotráfico en México, tanto Fraser como Winnefeld dijeron que pese al número de muertos --más de 36 mil en lo que va del sexenio de Felipe Calderón-- que ha dejado como saldo la narcoviolencia, los cárteles de la droga están cada vez más acotados por las acciones que en su contra realizan las fuerzas militares mexicanas.

“Los estamos apoyando y lo seguiremos haciendo, pero siempre con respeto a la soberanía mexicana”, remató Winnefeld.