Encuentran 59 cadáveres en Tamaulipas

miércoles, 6 de abril de 2011

CD. VICTORIA, Tamps., 6 de abril (apro).- Al menos 59 cadáveres han sido localizados por agentes federales en ocho fosas clandestinas en el ejido la Joya, del municipio San Fernando, donde hace siete meses fueron ejecutadas 72 personas indocumentadas, informó el gobierno del estado.

 La Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas informó que el hallazgo se produjo luego de una denuncia sobre el secuestro de un grupo de pasajeros que viajaban en un autobús el pasado 25 de marzo.

Por estos hechos, la Procuraduría General de la República (PGR) abrió la indagatoria PGR/TAMPS/MAT-III/1173/2011; y anunció que trabaja de manera coordinada con la Procuraduría del estado, cada una en el ámbito de sus atribuciones.

El hallazgo antecede al que se hizo en el mismo municipio, el 25 de agosto de 2010, donde fueron ejecutados 72 inmigrantes, la mayoría centroamericanos, que habían sido secuestrados por miembros del crimen organizado, quienes los asesinaron, aparentemente, por negarse a participar en sus actividades ilícitas.

Mediante un boletín difundido esta tarde, el gobierno de Tamaulipas mencionó que, luego de la denuncia del secuestro, durante las investigaciones autoridades estatales y federales detuvieron a 11 presuntos delincuentes que son sujetos a una averiguación abierta por la Procuraduría General de la República, y liberaron a cinco personas.

De acuerdo con la información, en el ejido La Joya, las autoridades encontraron ocho sepulcros clandestinos. En los primeros seis localizaron 11 cuerpos; en la fosa séptima, 43; y en la octava, 5.

Expertos en criminalística y medicina forense verifican si los cadáveres hallados corresponden a los cuerpos de los pasajeros secuestrados.

La primera versión sobre el hallazgo la dio a conocer el portal de televisión texano KGBT, que tomó información difundida a través de las redes sociales, donde twiteros residentes del municipio de San Fernando reportaron el hallazgo de una narcofosa.

Según el portal texano, estas personas podrían ser las que habían sido plagiadas cuando salían de San Luis Potosí y se dirigían a Estados Unidos. Familiares de los desaparecidos denunciaron que les habían pedido rescates que oscilaban entre 100 y mil 300 dólares.

Por la noche, el vocero de la PGR, Ricardo Nájera, confirmó el hallazgo de 48 cadáveres en dos fosas, aunque aclaró que se trataba de “una cifra preliminar”

Por otra parte, de acuerdo información no oficial difundida a través de twitter, la búsqueda de los cadáveres inició desde el lunes pasado; en ella participan elementos del Ejército Mexicano, de la Marina y de la Policía Federal.

Aunque la información oficial contabiliza 59 cadáveres, en las redes sociales circuló la versión de que la suma asciende a 75 cuerpos.

Más tarde, el vocero de la PGR, Ricardo Nájera, señaló que los primeros cadáveres identificados corresponden a personas de nacionalidad mexicana.

Mientras tanto, la delegación de la PGR en Querétaro fue requerida para enviar a su homóloga de Tamaulipas la averiguación integrada a raíz de la desaparición de 40 emigrantes de esta entidad, de San Luis Potosí y de Hidalgo, los cuales viajaron hace un año en dos autobuses a la frontera para pasar ilegalmente a Estados Unidos.

Ante la posibilidad de que entre los cuerpos encontrados en las narcofosas localizadas desde el lunes en San Fernando pudieran encontrarse los emigrantes desaparecidos, la PGR cruzará los datos de los familiares y las pruebas de ADN para confirmar o descartar esta hipótesis.

El expediente 39/2011-II refiere que el 17 de marzo y el 5 de abril del 2010, un total de cuarenta personas originarias de los estados de Hidalgo, San Luis Potosí y Querétaro viajaron en dos autobuses rumbo a la frontera con Estados Unidos, y datos obtenidos por testimonios de familiares sugieren que ambas unidades fueron secuestradas o atacadas por comandos del crimen organizado, específicamente de Los Zetas, entre San Luis Potosí y Tamaulipas.

Del total de los desaparecidos, 33 son originarios de municipios de la sierra de Querétaro.

El 31 de marzo fueron capturados cuatro de los seis “polleros” que cobraron por transportar a los indocumentados y pasarlos al vecino país. (Con información de Verónica Espinosa).