La narcoviolencia disminuiría en ocho años, calcula García Luna

miércoles, 6 de abril de 2011

MÉXICO, 6 de abril (apro).- El titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), Genaro García Luna, admitió hoy que la narcoviolencia comenzará a disminuir hasta dentro de ocho años, sin embargo, dijo, el Estado no debe ceder ante la presión de la delincuencia organizada.

En entrevista con Carlos Loret de Mola en el noticiero Primero Noticias, el funcionario federal manifestó que, de acuerdo con la experiencia internacional, “en los primeros siete, ocho años del proceso, cuando uno enfrenta este fenómeno con toda contundencia, cambia la parte reglamentaria, cambian los procesos policiales, se acota el espacio de impunidad para la parte criminal”.

El año pasado, en el Foro de Reuters sobre Inversión en América Latina, García Luna tocó ese punto y detalló que en el caso de Italia, Colombia, Nueva York y Chicago, “la curva duró seis años en promedio (...) en Italia duro casi siete años. Es la curva a partir de que se enfrenta el fenómeno de manera específica", afirmó.

"En todos los casos el promedio (de tiempo para controlar a bandas criminales) son de seis a ocho años", insistió, aunque aclaró que esperaría que fuera menos para el caso de México.

Por separado, en entrevista con Carmen Aristegui, el escritor y poeta Javier Sicilia, cuyo hijo fue ejecutado junto con otras seis personas el pasado 28 de marzo, asestó: "En siete años espero que (a García Luna) no le maten a un hijo en el camino".

De acuerdo con el titular de la SSP, a quien se ha señalado de mantener en su círculo más cercano a funcionarios acusados de tener vínculos con el narcotráfico, en particular con El Mayo Zambada, señaló durante la entrevista que hasta dentro de tres años el Ejército podría “salir de las calles” y la policía reemplazar las labores de las fuerzas armadas.

“La Policía Federal y los militares no regresarán a sus cuarteles mientras los estados y municipios no tengan policías capacitadas”, puntualizó.

Sobre la propuesta del escritor Javier Sicilia de pactar con el narcotráfico, garcía Luna dijo: "Yo no comparto la perspectiva de que el Estado mexicano ceda ante la presión de la parte criminal (…) No estoy de acuerdo en pactar con ningún criminal que atente contra la comunidad".

En una breve declaración enviada ayer a los medios de comunicación, Sicilia precisó que no se entendieron bien sus declaraciones respecto de establecer un pacto con el narcotráfico.

Dicho pacto, explicó, no sería en este momento, sino una vez que se legalicen las drogas y su consumo sea tratado como un asunto de salud pública.

Si no se quiere llegar a estos pactos, agregó, entonces habría que hacer “pactos de honorabilidad” para que no se toque a la población civil y los prisioneros de los bandos sean tratados conforme a los derechos humanos.

 

Los narcos buscan el respaldo social: SSP

 

En Cancún, Quintana Roo, durante el segundo día de actividades de la XVIII Conferencia Internacional de Combate contra las Drogas (IDEC), el secretario de Seguridad Pública manifestó que los grupos del crimen organizado han recurrido a la violencia extrema no sólo para intimidar a sus rivales, sino también para buscar el respaldo social a través del miedo y desacreditar las acciones de la autoridad

"Éste es un punto muy importante (porque) cuando la sociedad se repliega deja de participar el factor más importante de la seguridad pública de un Estado, esto es, deja de participar en la detección temprana del delito", sostuvo García Luna en su conferencia "Amenaza Mundial de las Drogas".

El funcionario advirtió que en fechas recientes ha aumentado la cooptación de bandas juveniles y pandillas por parte de los cárteles del narcotráfico, básicamente para que apoyen en la disputa de los territorios y la distribución de drogas.

Para hacerle frente a este fenómeno, consideró, se requiere la instrumentación de esquemas de "cero tolerancia" al delito, doctrina y ética cívicas, transformación de áreas de seguridad y justicia, y una gran participación de la comunidad.

El esquema actual, apuntó, ha generado una escalada de violencia y una mecánica operativa que ya no corresponde al modelo histórico de la estructura del narcotráfico. “Hoy su operación se basa en una dispersión de los integrantes en áreas urbanas y semiurbanas", dijo el titular de la SSP, quien preside la IDEC.

En esas áreas, añadió, se interrelaciona con el narcomenudeo, el robo, la extorsión y el secuestro con alto impacto en la comunidad, afectando así al núcleo primario de la sociedad y la convivencia de las comunidades.

Comentarios