Se deslindan los Beltrán Leyva del asesinato de Sicilia

lunes, 16 de mayo de 2011

MÉXICO, D.F., 16 de mayo (apro).- A mes y medio del asesinato de siete personas en Temixco, Morelos, entre ellas el hijo del poeta Javier Sicilia, esta madrugada aparecieron en las ciudades de Cuernavaca, Jiutepec y Jojutla, mantas sin firma en las que se responsabiliza del multihomicidio a Sergio Villarreal, El Grande, y a la actual procuradora general de la República, Maricela Morales.
De acuerdo con fuentes policíacas, las mantas fueron colgadas en puentes peatonales y vehiculares de los municipios mencionados, y en ellas Héctor Beltrán Leyva, El H  se deslinda de las siete ejecuciones ocurridas el 27 de marzo pasado.
"Ya basta de culpar a los Beltrán Leyva y a gente inocente por las acciones sucias del Gobierno (ilegible) a la Procuradora General de la República, Marisela Morales, y El Grande, Sergio Villarreal, que es tu testigo protegido, están coludidos en la muerte de Javier (sic) Sicilia para culpar a los Beltrán Leyva.
"Javier Sicilia cuente con nuestro apoyo, los Beltrán Leyva no matan gente inocente, el Cártel del Pacífico Sur es invento de El Grande y del Negro Radilla, pertenece al Grande y a todos los testigos protegidos. La delincuencia organizada es el Gobierno porque ellos son intocables. Que salga la verdad y la luz", decía a la letra uno de los mensajes que esta mañana aparecieron en Morelos.
El pasado lunes 2, nuevas contradicciones surgieron en el caso del asesinato del hijo del poeta Javier Sicilia y otras seis personas: la Policía Federal presentó a Jesús Cárdenas Pérez y César Arturo Galindo como presuntos asesinos de Juan Francisco Sicilia Ortega, quienes aceptaron haber participado en el multihomicidio, pero declararon haberlos secuestrados en un lugar distinto al que originalmente ofrecieron las autoridades de Morelos y el Ejército.
El coordinador de Seguridad Regional de la Policía Federal, Luis Cárdenas Palomino, presentó a los dos presuntos secuestradores, quienes dijeron que por órdenes de Julio de Jesús Radilla Hernández, El Negro, secuestraron a las siete personas del bar “Obsesión”, cuando las autoridades locales inicialmente dijeron que era el bar “La Rana Cruda”, y Rodrigo Elizalde Mora, El Chemis, detenido por el Ejército el 15 de abril, aseguró que la operación se hizo en el bar “Crudelia”.
Hasta el momento ninguna autoridad ha atinado a señalar de manera clara los responsables del multihomicidio ocurrido la noche del 27 de marzo en Cuernavaca y del cual se tuvo conocimiento la madrugada del día siguiente, cuando fueron encontrados los siete cuerpos en un auto en el fraccionamiento residencial Las Brisas.

Comentarios