"Levantan" y rescatan a vocero de la SSP en San Luis Potosí

jueves, 19 de mayo de 2011

SAN LUIS POTOSÍ, S.L.P., 19 de mayo (apro).- El vocero de la Secretaría de Seguridad Pública del estado, el periodista Omar Niño, denunció que la madrugada del domingo pasado, al salir de un antro, fue “levantado” por varios sujetos, quienes lo metieron en la cajuela de un automóvil y lo golpearon en repetidas ocasiones.
    Horas después, dijo, fue rescatado por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública, en un operativo que estuvo encabezado por el propio secretario, el general Heliodoro Guerrero.
Refirió, además, que cuando aún se encontraba en el hospital reponiéndose de los golpes que recibió, fue despedido sin mayor explicación.
    Un día después de los hechos, el propio general confirmó el “levantón” de su colaborador, e informó que éste le pidió ayuda directamente a través de un teléfono celular que tenía guardado entre sus ropas y que sus captores no le encontraron, por lo que pudo ser localizado por los elementos de la SSP.
    En conferencia de prensa, en la que mostró las huellas de los numerosos golpes que le fueron propinados, el ahora exvocero acusó al coordinador de Comunicación Social del gobierno estatal, Juan Antonio Hernández Varela, de ser el responsable de su despido, y lo responsabilizó de cualquier cosa que pueda ocurrirles a él o a su familia, aunque no explicó los motivos por los que lo acusó.
    “Tengo mucho temor; no sé quiénes fueron los que me levantaron, ni por qué motivos”, dijo el experiodista, quien durante algunos años mantuvo un programa de denuncia social en un canal local, antes de convertirse en vocero de la Secretaría de Seguridad Pública, bajo el mando del general Heliodoro Guerrero.
    Explicó que en las primeras horas del domingo, cuando salía de un antro llamado “AM”, a donde acudió junto con algunos amigos y tres compañeros de la Secretaría de Seguridad, se dirigió al automóvil oficial, con logotipos de la dependencia, cuando vio que un hombre lo señalaba. Posteriormente se dio cuenta de que era seguido por otro automóvil al que intentó perder sin éxito, pues entró a una cerrada y ahí fue “levantado” por varios hombres que portaban armas cortas y largas.
    “Comenzaron a golpearme; me preguntaron sobre mí y sobre mi trabajo; me quitaron la camisa, el reloj, mi cartera, tres radios que traía, de la SSP y personales; y me encerraron en la cajuela de un automóvil”, narró el exvocero.
    Los presuntos sicarios continuaron golpeándolo y lo mantuvieron en la cajuela, donde se dio cuenta de que tenía un teléfono celular de uso particular que guardaba en otra parte de su vestimenta. “Llamé al general Guerrero y le avisé lo que me pasaba; estaba cerca de donde me levantaron”.
    Luego de una segunda llamada que, según refiere, pudo hacer cuando estaba encerrado en la cajuela, el general Guerrero le respondió que estaban cerca y que él personalmente encabezaba la búsqueda, junto con el director general de Seguridad, el también general Javier Aguayo.
“No escuché ruido afuera, así que abrí la cajuela y salí corriendo, toqué en dos casas pero los vecinos no me quisieron ayudar; me escondí en un lote baldío hasta que llegó una patrulla y los generales. Gracias a ellos estoy vivo”, explicó.
    Niño fue llevado al hospital, donde por temor a que fuera asesinado se cambió de habitación en varias ocasiones, sobre todo porque la vigilancia que le pusieron sólo estuvo unas cuantas horas.
    Aclaró que no interpuso denuncia ni hizo declaración ante el Ministerio Público. “No quiero hacer nada contra las personas que me secuestraron, no sé por qué lo hicieron ni quiero saberlo; ahora me notifican de mi despido y tengo miedo por mí y por mi familia”.