Confía Espino en ganar apelación en el TEPJF contra expulsión definitiva

lunes, 2 de mayo de 2011

MÉXICO, D.F., 2 de mayo (apro).- Luego de que fue definitivamente expulsado del Partido Acción Nacional (PAN) por la Comisión del Orden del Consejo Nacional, dominado por incondicionales de Felipe Calderón, a quien identifica como el autor intelectual de esa decisión, Manuel Espino aseguró que ganará la apelación ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).
    “La decisión de la Comisión de Orden no expresa el sentir del PAN. Falta (que) resuelva el Tribunal. ¡Ganaremos!”, escribió Espino en su cuenta de Twiter, en lo que es su primera reacción al dictamen de la Comisión de Orden nacional, que ratificó la decisión tomada por ese órgano estatal de Sonora, el 30 de noviembre de 2010.
    Espino se convierte en el primer presidente del PAN en ser expulsado por las violaciones a los estatutos de ese partido que encabezó en 2006, cuando el TEPJF declaró que Calderón ganó la Presidencia de la República y a quien identifica como el autor intelectual de su expulsión.
    Espino impugnó la decisión que, por mayoría, tomó la Comisión de Orden de Sonora, y sólo hasta cinco meses después, este lunes 2 de mayo, el Comité Ejecutivo Nacional del PAN anunció la decisión de la Comisión de Orden mediante un comunicado:
    “Por estimarse infundados en una parte, e inoperantes en otra, los agravios esgrimidos por Manuel Espino Barrientos en su impugnación a la decisión de la Comisión de Orden de Sonora, la Comisión de Orden del Consejo Nacional del PAN confirmó en sus términos la resolución, por lo que se está notificando el día de hoy al interesado su expulsión de las filas de Acción Nacional, con fundamento en el artículo 62 del Reglamento de Aplicación de Sanciones”.
    Sin precisar cuándo se tomó la decisión, el comunicado del PAN es rotundo sobre la expulsión de Espino: “Con la emisión de esta resolución, el asunto queda totalmente archivado y concluido.”
    Espino reveló al semanario Proceso, en julio de 2009, que Calderón, en una “clara expresión de intolerancia”, había dado la orden de expulsarlo por sus críticas a las designaciones de candidatos a diputados que se hicieron por decisión presidencial y, en febrero de este año, dio más detalles de esa decisión.
    De acuerdo con Espino, en una reunión en Los Pinos con el Sistema PAN --que agrupa a la cúpula de ese partido y a funcionarios gubernamentales federales y estatales--, Calderón planteó: “Vamos expulsando a Espino”.
--¿Lo propuso directamente Calderón?
--Por supuesto que fue él, y hubo quien dijo, un gobernador, que me iban a hacer víctima, que mejor se hiciera después de las elecciones. Nomás que luego de las elecciones tan desastrosas por las derrotas, ¿con qué cara iban a emprender una acción de esas? Sé que me tienen en la mira y que soy candidato a expulsión por exigir congruencia.
Fue hasta marzo de 2009 cuando el PAN del Estado de México presentó una solicitud de expulsión de Espino después de que éste afirmó que en esa entidad hay dirigentes que han incurrido en corrupción, y a partir de ello el CEN del PAN decidió iniciar el proceso que se desahogará en Sonora.
Paralelamente, y luego de dejar la presidencia de la Organización Demócrata de América (ODCA), Espino anunció que “exploraría” entre la militancia sus posibilidades para buscar ser candidato presidencial, aun si era expulsado, porque el PAN contempla la figura de candidato externo.
De hecho, en el proceso para elegir a su sucesor en la ODCA, Espino acusó a Calderón de inmiscuirse y presionar a presidentes de América Latina para imponer a Jorge Ocejo en la presidencia de ese organismo; y afirmó que el titular del Ejecutivo pretendía  “exportar su autoritarismo” y comportarse como el presidente de Venezuela, Hugo Chávez.
“¡Lamentablemente esa es la pura verdad!”, dijo Espino al reportero en julio del año pasado, quien detalló que en los tres años y medio como presidente de la ODCA “no he conocido --y vaya que he tenido oportunidad de platicar con jefes de Estado-- actitudes más absurdas y más aberrantes, bandazos más inexplicables en lo político e ideológico como Chávez, cuyas expresiones autoritarias son impresionantes.”
Destacó: “Ahora Felipe Calderón le quiere hacer competencia a Chávez. Calderón ha dado señales claras de que quiere controlar a las instituciones del Estado mexicano y a todo el Estado mexicano: Quiere controlar al Congreso, a gobiernos estatales, a alcaldías, a la Suprema Corte, a organismos de derechos humanos, a la Fiscalía para Delitos Electorales, al PAN, por supuesto, y ahora a la ODCA. ¡Quiere controlarlo todo! ¡Esa es una actitud totalitaria!
--¿Lo acusa de ser un dictador? –le preguntó entonces el reportero.
--No, es una actitud totalitaria. Un dictador ignora a las instituciones. Calderón no las ignora, pero las quiere controlar. El dictador no simula, él sí.
El expresidente del PAN se preguntaba para qué quería Calderón controlar la ODCA, porque sería inaceptable que pretendiera debilitarla como ha hecho con el PAN para, acusó, facilitar el regreso del PRI a la Presidencia de la República.
“Yo terminé la dirigencia del PAN teniendo los mejores resultados de la historia y no fue haiga sido como haiga sido, yo sí me apliqué, y estoy dejando los mejores resultados en la historia de la ODCA. ¿Qué quiere hacer Calderón con la ODCA? ¿Lo que hizo con el PAN: Tomarlo por asalto y luego debilitarlo? ¿Eso quiere hacer con la ODCA? Yo no estoy dispuesto a permitirlo.”
Insistió: “¿Para quién está trabajando el presidente Calderón? En México, las versiones son que trabaja para el regreso del PRI. A mí no se me olvida el convenio que firmó César Nava con Beatriz Paredes. Eso sólo beneficiaba al PRI, particularmente a Enrique Peña Nieto. Pero Nava no lo hizo motu propio. ¿A quién quiere realmente apoyar Calderón en México? ¿Al PRI? ¿A quién quiere apoyar en América Latina? Me parece muy desconcertante.
--¿Cree que Calderón tiene un arreglo con el PRI?
--Sí, tiene lógica –dijo entonces.
    Ahora Espino presentará un juicio de protección de derechos políticos ante el Tribunal Electoral del poder Judicial de la Federación (TEPJF), en cuya integración participó como presidente del PAN. “Ganaremos”, pronosticó hoy.
Y reviró: “Los que deben irse son quienes han desprestigiado al PAN con su desempeño incongruente.”