En San Diego, Benjamín Arellano Félix alega inocencia

lunes, 2 de mayo de 2011

SAN DIEGO, 2 de mayo (apro).- Tres días después de su extradición a Estados Unidos, Benjamín Arellano Félix se declaró inocente del cargo de ser uno de los cabecillas del cártel de Tijuana, señalamiento que le imputó un juez en una Corte Federal en San Diego, California.
Esposado y vistiendo el uniforme reglamentario color naranja del Centro Correccional Metropolitano, una cárcel federal de alta seguridad ubicada en el centro de San Diego, el presunto capo escuchó sin inmutarse al juez Larry A. Burns, quien leyó los cargos en su contra y le negó la libertad bajo fianza que habían solicitado los abogados defensores.
Benjamín Arellano permanecerá en la prisión de San Diego todo el tiempo que dure su proceso, el cual podría extenderse por varios meses o incluso años.
Al capo se le mantiene en su celda de alta seguridad las 24 horas al día y se le ha limitado todo contacto con el exterior de la misma, ya sea vía telefónica o personalmente.
El también conocido como El Min o El Señor tiene abierto un expediente desde 1997. Es acusado de tráfico e introducción de drogas a Estados Unidos, “lavado de dinero” y cuenta con siete órdenes de arresto desde 1997.
Y desde ese año se le han agregado cargos en su contra en siete ocasiones.
En el 2007, un juez mexicano lo sentenció a 22 años de prisión por el delito de narcotráfico. El mismo año fue dada a conocer la orden de extradición a Estados Unidos, la cual fue bloqueada durante casi cuatro años por sus abogados que apelaron la orden.
Los principales socios del cártel ya se encuentran encarcelados en Estados Unidos luego de declararse culpables.
Benjamín Arellano es considerado por las autoridades estadunidenses como el jefe operativo y financiero del grupo. Su hermano Ramón era calificado como el jefe de sicarios del cártel hasta que cayó abatido en un tiroteo en Mazatlán, Sinaloa, en 2002.
Eduardo Arellano Félix fue capturado en el 2008 en un tiroteo en Tijuana y se encuentra en México en espera de ser extraditado.

La Jefa

Esta semana, el semanario Proceso, en su edición 1800, destaca el reportaje del periodista Ricardo Ravelo, titulado “Enedina, La Jefa”.
En el texto se advierte que “los golpes asestados al cártel de Tijuana –como la detención y reciente extradición de Benjamín Arellano a Estados Unidos--, no debilitan a esa organización delictiva, dirigida ahora por un personaje singular… Conforme los varones han muerto o se encuentran presos, es nada menos que Enedina Arellano Félix quien se ha colocado como la mandamás del cártel”.
De acuerdo con el juez Burns, en sus mejores días la organización de los Arellano Félix controló el flujo de cocaína, mariguana y otras drogas a través de las ciudades de Mexicali y Tijuana. Sus operaciones se extendían hasta el sur de México y Colombia.
Las autoridades estadunidenses aseguran que el cártel obtenía cientos de millones de dólares en ganancias, y que parte de ese dinero era utilizado para sobornar a las autoridades mexicanas y para adquirir armas con las que asesinaban a sus enemigos en México y en el área de San Diego.
El cártel de Tijuana popularizó el uso de sustancias químicas para disolver los cadáveres de sus enemigos.

Defensa, “conflicto de interés”

En la audiencia de este lunes 2, los abogados Jan Ronis y Anthony Colombo Jr., conocidos criminalistas de San Diego, se presentaron ante el juez Burns y se acreditaron como los defensores legales del presunto capo.
Ronis le indicó al juez que se reunió con la familia Arellano Félix en la Ciudad de México el año pasado y que ésta le pidió que defendiera a Benjamín.
Después de analizar algunos documentos, la fiscalía le indicó al juez que Ronis podría tener un potencial conflicto de intereses en el caso, por lo que probablemente tuviera que ser removido del mismo.
Burns programó una audiencia el próximo 23 de mayo para decidir si existe el conflicto de intereses, así como otros temas que no fueron discutidos de manera abierta.
En rueda de prensa, Ronis explicó que esperaba que el posible conflicto de intereses no fuera lo suficientemente grande como para que tuviera que ser sacado del caso.
La oficina del abogado Ronis se especializa en ofrecer "una defensa de alto calibre" en casos de personas acusadas de "crímenes serios", según indica su página de Internet.
Sobre los delitos de drogas, la firma de abogados indica que "dado que la gente acusada de producir, manufacturar o distribuir drogas son juzgadas principalmente por las cantidades y tipos de drogas, es importante tener a un abogado conocedor de las leyes federales y de California".
Para darse una idea de las características de la firma de abogados que defenderá a Benjamín Arellano Félix, basta leer los servicios que ofrecen en el caso de delitos sexuales:
"Las leyes de California otorgan una sentencia de 3 a 9 años de cárcel a las personas acusadas de asalto sexual. Los abogados Ronis & Ronis tienen amplia experiencia desacreditando reportes de asaltos sexuales contra clientes acusados de violación, exposición indecente o abuso sexual a menores, entre otros".

Comentarios