El gobierno de Calderón, omiso e insensible con los secuestros de migrantes, acusa Solalinde

viernes, 20 de mayo de 2011

MÉXICO, D.F., 20 de mayo (apro).- El secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora, continuó hoy su recorrido por la ruta del migrante, ahora en Ciudad Ixtepec, Oaxaca, donde visitó el albergue “Hermanos en el Camino” que dirige el sacerdote Alejandro Solalinde.
Durante su fugaz estancia en ese lugar, Blake García escuchó reclamos de todo tipo. El más severo provino nada menos que del  encargado de dicho refugio, el padre Soalinde, quien, sin rodeos, le dijo a Blake que el Estado mexicano ha sido omiso e insensible ante los secuestros de migrantes, sobre todo en los estados de Veracruz y Tabasco.
Además, subrayó que México se encuentra debilitado en la misma medida que la impunidad se ha fortalecido.
Prosiguió:
"Casi todos estamos sufriendo la imparable violencia nacional, pero los que se han llevado la peor parte son nuestros hermanos y hermanas migrantes, principalmente, procedentes de Centroamérica, se ha maquillado la realidad, especialmente, tratándose del mundo de la migración, fortaleciendo así la impunidad y al mismo tiempo, se han intensificado los gritos de hartazgo de nuestra gente".
El coordinador diocesano de la pastoral de la movilidad humana precisó que los tres poderes del Estado mexicano carecen de la debida articulación con la sociedad civil y que éstos han sido incapaces de crear mecanismos democráticos de diálogo y consulta.
Mencionó que de cara a miles de familias enlutadas y con la incertidumbre de no saber nada sobre sus seres queridos, México es ya una “vergüenza y un cementerio”.
En 11 años, explicó Solalinde, México ha hecho pedazos la relación fraterna con otros países de la región, principalmente, con los de Centroamérica.
"Ni ante tantas fosas, se acepta que esta tragedia humanitaria es provocada por delincuentes nacionales. México está perdiendo su oportunidad para ser el hermano mayor con liderazgo moral, a causa de estar asumiendo el lamentable papel de policía en retaguardia para los Estados Unidos", acotó.
Previo al encuentro con el religioso, el Secretario de Gobernación y el gobernador Gabino Cué, firmaron un convenio para proteger a los migrantes.
Ahí, condenó la actividad ilícita que realizan personas vinculadas con el crimen organizado que secuestran, extorsionan y asesinan a migrantes en el territorio nacional, a quienes -aseguró- el Estado aplicará todo el peso de la ley y tarde que temprano terminarán en la cárcel.
Acompañado de Cue Monteagudo, y el preside municipal Félix Antonio Serrano Toledo, así como de Rafael Sosa Muñoz, arzobispo de Tijuana, y el sacerdote Solalinde,  el encargado de la política interior del país señaló que el Estado mexicano garantiza la seguridad de todos los migrantes centroamericanos y de otros continentes que atraviesan el territorio nacional.
Blake Mora dijo que se busca hacer más segura la frontera con capacitación, supervisión y depuración permanente del personal del Instituto Nacional de Migración (INM), donde -aseveró- no se permitirán ni tolerarán complicidades con el crimen organizado.
Luego, inauguró las oficinas del grupo Beta del Instituto Nacional de Migración (INM), donde dijo que México es sensible a la problemática del fenómeno migratorio.
"Estamos atendiendo y comprometidos con los problemas del secuestro, extorsión y trata que amenaza y acecha a los migrantes y que implica grandes desafíos", dijo.
Blake Mora señaló que no se puede permitir más dolor para los migrantes del que sufren al despedirse.
"Por eso hoy estamos refrendando nuestro compromiso con los gobiernos, con los migrantes para erradicar estas abominables actividades criminales que laceran a los humanos", abundó.

Comentarios