Intromisión de Fox y dinero sucio en las campañas, impidieron el triunfo de AMLO en 2006: Cárdenas

martes, 24 de mayo de 2011

GUANAJUATO, Gto., 24 de mayo (apro).- Cuauhtémoc Cárdenas aseguró hoy aquí que, a diferencia de lo sucedido en el proceso electoral de 1988, en el que se probó plenamente que hubo fraude, en la elección del 2006 Andrés Manuel López Obrador no pudo llegar a la Presidencia debido a factores distintos al conteo de votos.
    Al presentar su libro Sobre mis pasos en la Universidad de Guanajuato, Cárdenas refirió que el movimiento encabezado por López Obrador para rechazar el resultado electoral del 2006 –por considerarlo fraudulento e ilegal-- tuvo “toda la razón de ser”, pero no porque hubiera reclamos sobre el conteo de los votos, sino por las intromisiones indebidas de figuras como el propio Ejecutivo federal, entonces encabezado por Vicente Fox Quesada, o del involucramiento de dinero sucio en las campañas.
    “Todos los reclamos formales que se presentaron, incluso en el dictamen del Tribunal Federal Electoral dice que la elección corrió riesgo por intromisiones indebidas… pero no hubo reclamos porque los votos estuvieran mal contados”, recordó Cárdenas.
    En el salón del Consejo de la Universidad de Guanajuato, Cárdenas Solórzano detalló el fin de la mayoría absoluta en el Congreso de la Unión a partir de 1997 y los avances que, en materia de democratización, se han logrado en el país “luego del fraude electoral de 1988”, cuando Carlos Salinas de Gortari ganó oficialmente la Presidencia.
    El líder perredista recordó que fue el expresidente Miguel de la Madrid Hurtado quien posteriormente reconoció esta maniobra en un libro que fue publicado.
Desde entonces, agregó, gracias a los pasos que se han dado en materia de democratización, en las siguientes elecciones “hubo posibilidad de confiar en el conteo de votos”.
    Cuauhtémoc Cárdenas se refirió a su libro como una invitación “no a seguir un cierto camino, sino a que entre todos nos pongamos a reflexionar sobre cómo sacar al país de este hoyo donde actualmente se encuentra”; además de que reconoció que no ha dejado de tener aspiraciones.
    “Quienes estamos en la política no dejamos de tener aspiraciones, yo seguiré luchando por un proyecto de cambio…”, señaló.
    Más adelante, dijo esperar que en el país se pueda construir una gran mayoría de ciudadanos, con los partidos o sin ellos, que impulse un cambio en el modelo político.
    “Yo espero que haya muchos grupos, más allá de los partidos políticos, que eleven sus voces para reclamar un cambio en el modelo político; para poder tener un crecimiento económico, para generar empleos, para que haya bienestar generalizado para todos; educación de calidad, oportunidades de trabajo, etcétera.”
Aunque luego aclaró que en este gran movimiento deben estar involucrados los partidos, igual que los ciudadanos que no forman parte de ellos, porque es ésta la forma en que se estructuran las mayorías políticas.
    Mientras tanto, afirmó, el Partido de la Revolución Democrática “debe ponerse a trabajar”, pues cuenta con gente suficientemente capaz para gobernar el país, y tiene experiencia que debería aprovecharse.
    --¿Quién podría ser ese líder… su hijo? --se le interrogó.
    --Podría decir de él y de muchos otros perredistas que tendrían características o capacidades para conducir bien la política nacional… Me reservo el nombre.

Comentarios