Alondra de la Parra y su Travieso carmesí; la defensa de una trayectoria

miércoles, 25 de mayo de 2011

La destacada directora, su orquesta neoyorquina y las tres famosas cantantes ejecutarán a partir de este miércoles en el Auditorio Nacional piezas tradicionales mexicanas de su disco Travieso carmesí. Alondra de la Parra, en entrevista, se confronta abiertamente con las críticas que ha recibido al escoger el repertorio, incluso aquellas que le cuestionan su desarrollo artístico por diversos apoyos. “Lo que importa es la obra”, dice, y exhibe con orgullo su trayectoria de esfuerzos personales.

MÉXICO, DF., 25 de mayo (Proceso).- La batuta de Alondra de la Parra (Nueva York, 1980) congrega las voces de Ely Guerra, Natalia Lafourcade y Denise Gutiérrez (Lo Blondo) en un concierto nocturno este miércoles 25 en el Auditorio Nacional, cuyo título es tomado de su segundo CD Travieso carmesí (Sony Music), recientemente grabado con la Philharmonic Orchestra of the Americas (POA) y que la prestigiada conductora fundó en 2003.

Las piezas que Ely, Natalia y Lo Blondo interpretarán con Alondra son bastante conocidas: “Amanecí en tus brazos”, “Cielito lindo”, “Estrellita”, “Farolito”, “Júrame”, “La llorona”, “Piensa en mí”, “Sandunga”, “Solamente una vez” y “Vereda tropical”.

–¿Cómo va la POA? –se le pregunta a Alondra, quien es nieta de la célebre escritora de historietas mexicanas y guionista de telenovelas Yolanda Vargas Dulché e hija del empresario Manelick de la Parra, gerente de Editorial VID.

–Bastante bien –responde la joven directora de ojos miel con una bella sonrisa–, Travieso carmesí es el segundo disco que hicimos con la Orquesta Filarmónica de las Américas, luego de un año con mucha actividad pues estuvimos en los festejos del Bicentenario 2010 y las giras de nuestro primer disco doble con Mi alma mexicana (Sony Music/ Proyecto de Televisa/ Aeroméxico/ UNAM/ Kuo/ Conaculta/ Telmex/ Fundación Alfredo Harp Heliú/ Camino Real/ Banamex).

“Acabamos de hacer un concierto para Pro Mujer en el Lincoln Center, salió genial, y de terminar nuestro plan educativo de este año, así que esta hermosa orquesta va muy bien.”

–¿Cuáles son los aspectos educativos del proyecto POA?

–Es un proyecto educativo de composición que llevamos mi compañero musical Justin Heines ya cinco años haciéndolo para niños de escuelas públicas del Bronx de Nueva York, así como con las orquestas infantiles de Ciudad Nezalhualcóyotl y Tlahuiltotpec, Oaxaca.

–Por cierto, usted solicitó a EnriquePeña Nieto apoyos para uno de esos cursos infantiles, ¿verdad?

–Sí, exactamente hace tres años cuando realizamos un curso con la orquesta infantil y juvenil de Ciudad Nezahualcóyotl, nos dimos cuenta que les hacían falta instrumentos, y yo le escribí una carta al gobernador Peña Nieto.

–Este tipo de acercamiento con el poder y de compromisos, ¿no afecta a la libertad artística? Porque el día de mañana Peña Nieto puede pedirle que retribuya con su participación y apoyos, ¿no cree?

–No. Es muy buena tu pregunta, pero no. Esa petición no fue para mí. Yo simplemente serví como mediadora, tuve oportunidad de conocerlo en un acto del Estado de México, no lo conocía, y le dije: “Gobernador, nos faltan estos instrumentos”, y el cheque se lo di íntegro a la orquesta. Así que ese favor no es para mí, yo lo estuve gestionando para otros. No fue personal.

–Sin embargo, usted sería muy criticada por su participación en las desangeladas celebraciones oficiales del Bicentenario 2010 e incluso a algunas personas les pareció que nada nuevo aportaba su álbum Mi alma mexicana. ¿Por qué apostar ahora en Travieso carmesí a un repertorio musical mexicano ya muy gastado?

–No entiendo...

–Se le ha criticado, entre otras cosas, por mostrar un México de tarjeta postal, un México turístico. ¿Le afecta a usted ser embajadora del turismo nacional con su repertorio?

–¿Cómo que me afecta? No entiendo... El título de embajadora de turismo lo llevo de manera honoraria hacia afuera, o sea, el trabajo que hago de llevar música mexicana a Japón, a Alemania, a Estados Unidos. Es un trabajo de acercar a públicos internacionales de llevar música mexicana porque creo en ella, llevo haciéndolo muchísimos años antes de ese título que me dio el Consejo de Promoción Turística en 2008. Y lo sigo haciendo porque quiero hacerlo, y lo seguiría haciendo sin el título.

 

Rencillas musicales

 

Expresa Alondra de la Parra:

“Yo creí que el primer proyecto de los CD en Mi alma mexicana iba a ser de archivo, pero surgió la oportunidad de grabarlo con Sony y se hizo accesible a mucha gente. Y Travieso carmesí es una continuación, porque son canciones populares mexicanas pero con orquesta.”

–No han faltado críticas que vean este repertorio como una visión estereotipada de México. La misma portada de Mi alma mexicana contiene una foto con elementos típicos que identifican a México y que incluye un balón de futbol (ver José Manuel Recillas en sitio http://fonotecadejmrecillas.blogspot.com/2010/08/alondra-de-la-parra-mi-alma-mexicana.html).

–Tal vez muchos no saben que hay una obra allí del compositor Enrico Chapela, ínguesu, donde él dice que quiso hacer una obra neonacionalista y que para él lo más nacionalista es el futbol. Dijo: “Cuando yo más mexicano me siento no es cuando escucho las jaranas, sino cuando escucho las porras, los gritos y las mentadas en el estadio...”. Y yo estoy de acuerdo con él, porque de hecho este domingo voy a ver jugar a los Pumas de la UNAM... Siempre vas a encontrar ignorancia detrás de esas críticas opuestas.

“Esta portada del CD originalmente tenía mucho más cosas, un decir, bueno, la identidad de México sí son las marimbas, las jaranas, el sombrero y el papel picado, todos los clichés, pero también somos el futbol. Yo diría que 60% del disco son novedades, no sé en dónde te mueves tú ni lo que se diga, pero a mí no me interesa lo que se dice.

–¿No le interesa la crítica? Usted incluye algunas en su sitio oficial.

–Claro, pero las críticas por molestar... No es que no me interesen las críticas, las respeto, sé que son parte del trabajo y de una como artista el ser criticada, positiva o negativamente, pero eso no es por lo que una hace las cosas. Una las hace porque cree en ellas. Si te gustan o no las obras o las canciones populares, es algo que yo ya no puedo controlar.

“Lo que sí puedo es hacer mi mejor esfuerzo para que sean trabajos serios, respetuosos, honestos, como son. Si una como artista depende del aplauso o de la crítica, no creo que debería ser así; una debe defender su relación con la obra, o con la orquesta con que labora, o con su oficio artístico.”

Mi alma mexicana lleva vendidos 70 mil discos, confirman Claudia López de Sony Music México y su representante Karla Sarmiento (Comunic K).

–¿No teme con Travieso carmesí que continúe la parte dura de las críticas de Mi alma mexicana en el sentido de que usted muestra una música comercial, anquilosada del repertorio popular mexicano?

–No, no, a ver, ‘pérate tantito... Métete a WNYC, que es la más prestigiosa estación de radio pública de Nueva York y ahí escogieron Mi alma mexicana como disco sede de la semana, por gusto y no porque tuvieran ninguna relación o interés particular, fueron cuatro programas de radio que yo hice en los que hablo de la música orquestal, son cuatro horas de música mexicana.

“Y llegamos hasta compositoras como Gabriela Ortiz, así que ve qué opinan ahí, lo que opinan en Gramophone Magazine, en Listen, y The New York Times me recomendó como de los discos preferidos de Navidad… Pedestales de la crítica orquestal en el mundo. Que seguramente hay crítica fuerte, también, y no sé cuál sea la crítica que estés leyendo y que les des peso, pero hay muchas otras que no son así.”

–Lo que esa corriente critica de su trabajo podría sintetizarse a que Alondra de la Parra es “hijita de papi”, que ha conseguido sus contactos con Plácido Domingo u otros artistas célebres gracias a su matrimonio con el hijo del expresidente Zedillo y un repertorio gastado.

–¿Están gastados Gustavo E. Campa, Ricardo Castro, Candelario Huízar, Ibarra...?

–No, es en referencia a las 10 piezas del CD Travieso carmesí con Ely Guerra, Natalia Lafourcade y Lo Blondo, grabadas hasta el cansancio.

–¡Ah, bueno, es una cuestión totalmente popular, que todos cantamos, que nuestras abuelitas nos cantaron, aquí no estamos tratando de descubrir el hilo negro!

“Es una cosa muy sencilla, muy honesta, el chiste es que la gente disfrute estas canciones con una versión instrumental, con un nuevo color, un nuevo aire de voces.

“Yo lo único que te puedo enseñar es mi beca completa que me la dieron como alumna única en la Manhattan School of Music donde me pagaron todos mis estudios de maestría y un estipendio por mérito para que yo viviera, ese no es el dinero de nadie, sino que me lo gané por mi trabajo, porque la primera que durante ocho años entró a su escuela primero que nadie por la mañana y la última en salir, a las 11 de la noche, es lo que está en los recuerdos de mis maestros.

“Puedo enseñar todas las cuentas de la POA en la que puedes ver 1 millón de dólares y medio al año de recursos que entraban y salían, en los que no hay un sólo peso vinculado a mi familia. Para empezar, yo ya me divorcié, y mi exsuegro Ernesto Zedillo es un señor que respeto y quiero muchísimo, lo único que hizo fue apoyarme yendo a mis conciertos, dándome consejos, y a todo dar. Las cuentas de banco existen, la beca existe, mis diplomas existen. Ora sí que existen también las horas nalga que me eché en el piano, así que pueden decir lo que quieran, todo aquello existe, es una realidad, no es un mito.

“Lo que mi papá Manelick de la Parra me ha mandado es un mundo de cariño y con mi mamá ha creído en mí siempre. Y eso es algo digno de apreciarse y celebrarse, yo me fui a los 17 años de edad a Nueva York y comencé a dirigir a una orquesta comunitaria gratuitamente, ponía los atriles, los foquitos, esto lo hice ocho meses porque quería aprender a dirigir, y aprendí con muy buenos profesores de música, me he presentado en todo el mundo...

“A mí me dan mucha risa todas esas críticas negativas. Esta carrera no se compra, es imposible, tú te subes al escenario y si no conoces la pieza “de pe a pa” y no tienes técnica de ensayo, de batuta, un respeto a los músicos y una habilidad, podrás hacer misa. pero deja tú el dinero, puedes venir de Juliard School of Music y no significa nada, aquí lo único que te defiende es tu trabajo en el difícil mundo musical.

“En México tenemos que aprender que no todos los que hemos logrado nuestros sueños es un sitio al que llegamos por el poder o por el dinero o porque somos hombres, o mujeres y, sí, guapas.”

Y concluye:

“A mí todavía me falta mucho por aprender.”

 

 

Comentarios