"Estuve en la cárcel injustamente", dice la indígena maya

miércoles, 25 de mayo de 2011

CANCÚN, Q. Roo., 25 de mayo (apro).- La indígena maya Basilia Ucán Nah, quien estuvo presa más de tres años, acusada de lenocinio y corrupción de menores, recobró ayer su libertad.
En conferencia de prensa, en la que estuvo flanqueada por sus abogados Jorge Fernández –del Equipo Indignación– y Jaqueline Sáenz –del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez–, Basilia reconoció que guarda resentimiento contra las autoridades, por las falsas acusaciones que le coartaron su libertad.
"Me siento contenta y a la vez molesta, porque tres años, dos meses y una semana estuve en la cárcel injustamente", dijo.
La indígena maya relató que por ser analfabeta y no hablar español, estampó su huella en un documento cuyo contenido desconocía, y debido a que no pudo pagar los 60 mil pesos que le impusieron como fianza, permaneció encerrada más de tres años.
Además, reveló que los policías que la capturaron le propusieron que sostuviera relaciones sexuales con ellos a cambio de dinero, a fin de que reuniera lo necesario para pagar su fianza.
Y denunció que durante el tiempo que estuvo recluida fue obligada a compartir la celda con cuatro varones, ya que ella era la única mujer presa en la cárcel municipal de Felipe Carrillo Puerto.
No obstante, se dijo contenta “porque por fin estoy con mi familia. Se demostró lo que yo siempre había dicho: que mi conciencia está limpia. Espero que mi salida de la cárcel sirva para que otros inocentes salgan libres”, añadió.
Luego de tres años y dos meses de haber sido retenida injustamente, el Tribunal Superior de Justicia de Quintana Roo ordenó ayer la excarcelación inmediata de Basilia Ucán Nah.
De acuerdo con sus abogados, la reclusión de Basilia fue producto de un juicio penal carente de las mínimas garantías procesales, iniciado el 18 de marzo de 2008, tras la falsa acusación de haber cometido los delitos de lenocinio y corrupción de menores, por los que había sido condenada a 12 años de prisión.
Los defensores –del Equipo Indignación y del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, quienes llevaron el caso hasta el Alto Comisionado de las Naciones Unidas– afirmaron que la indígena maya esperaba la resolución del recurso de apelación interpuesto el 12 de octubre de 2010.
La sentencia dictada ayer, agregaron, “es un acto de justicia que pone en evidencia que en el presente caso se violaron derechos fundamentales por parte de las autoridades encargadas de procurar y administrar justicia.
“Sin duda, los argumentos jurídicos esgrimidos por la defensa de Basilia Ucán exhibieron las irregularidades del expediente penal, el uso faccioso del sistema de justicia por parte de la Procuraduría General de Justicia del estado de Quintana Roo y la falta de un verdadero control judicial garantista de los derechos fundamentales. Todo esto fue tomado en cuenta para que se ordenara su liberación”, apuntaron.
Jaqueline Sáenz, abogada del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro, comentó que el caso de Basilia “evidencia no sólo las fallas estructurales del sistema de justicia penal, sino la particular situación de vulnerabilidad en que se encuentran los pueblos indígenas”.
E hizo un llamado a las autoridades del estado de Quintana Roo para que manifiesten con acciones un compromiso decidido en favor de los derechos humanos, “específicamente garantizar el debido proceso y los derechos del pueblo maya”.
Por su parte, Jorge Fernández, abogado del Equipo Indignación, señaló que “al haber absuelto a Basilia se evidencia que las violaciones a derechos humanos que habíamos denunciado reiteradamente están plenamente acreditadas”.
Y agregó:
“Esperamos que el nuevo gobierno de Quintana Roo aproveche esta oportunidad para establecer políticas públicas que favorezcan el acceso a la justicia de los indígenas mayas, que representan 30% de la población de Quintana Roo y 70% en la península”.
Ambos abogados consideraron que la excarcelación de Basilia es sólo un componente de la justicia, pues ésta, añadieron, debe incluir también la reparación integral del daño, la no repetición de los hechos y la sanción de los responsables del injusto encarcelamiento.
Asimismo, adelantaron que si Basilia Ucán así lo decide, procederán legalmente contra las autoridades.

Comentarios