"Teme el PRI que yo sea el candidato presidencial y gane": Lozano

jueves, 26 de mayo de 2011
CANCÚN, Q. Roo. (apro).- El secretario del Trabajo, Javier Lozano Alarcón, aseguró que el PRI decidió “desconocerlo” como interlocutor por el temor que sienten los priistas de que él sea el candidato presidencial del PAN y los derrote en los comicios de 2012. Ayer, el vocero del PRI, David Penchyna anunció que su partido desconocía como interlocutor “válido” a Lozano Alarcón –a quien calificó de profesional de la grilla-- debido a que, dijo, se ha empeñado en “dinamitar” cualquier posibilidad de acuerdo con el gobierno federal. "En el fondo lo que les está doliendo en el alma es que los esté exhibiendo todos los días de ser los responsables de haber congelado la reforma laboral, por haber sacrificado el bien común y los intereses generales de la nación en aras de una persona”, dijo en alusión al gobernador Enrique Peña Nieto. “Por otro lado, están demostrando temor de que sea yo el candidato a la Presidencia, porque saben que si soy yo, sí les gano, y que si gano saben cómo actúo en el ejercicio de la autoridad", respondió a las declaraciones que con respecto a él hizo ayer David Penchyna, al dar a conocer que el PRI desconocía como interlocutor al funcionario panista. Ayer el diputado federal David Penchyna lanzó una serie de descalificaciones en contra del Secretario del Trabajo, a quien tildó de “funcionario de sexta”, “reactivo, intransigente, conflictivo e ineficaz, vergonzante, tránsfuga, desertor y presunto exquisito”. Entre otras cosas también lo acusó de ser “un personaje que ataca sin denunciar, cobra sin funcionar, y dizque aspira con el único objetivo de claudicar y lucrar", de pasar el tiempo twitteando en lugar de trabajar, de haber hecho fracasar a Mexicana de Aviación y de lucrar con las tragedias como las de los mineros de Coahuila. Entrevistado aquí, donde estuvo hoy para el arranque del programa “Viaja con tu crédito Fonacot”, Lozano Alarcón dijo que pese a la supuesta ruptura que anunció ayer Penchyna, sigue manteniendo “una magnífica interlocución con el PRI, con sus representantes populares, con sus gobernadores, alcaldes, legisladores…" Aseguró que “quien rompió con el PRI desde el 4 de marzo del 2005 fui yo, por ese tipo de expresiones de intolerancia, por ese tipo de arrebatos, por ese tipo de prácticas ominosas". Comentó que al enterarse del anuncio de Penchyna habló con el presidente nacional del PRI, Humberto Moreira, para preguntarle si conocía “el tono y el lenguaje de las declaraciones” del vocero priista y del boletín que emitió con respecto a él y su respuesta “fue que no lo había visto ni lo había autorizado”. Irónico cuestionó: "Tengo una comparecencia el martes, ¿qué? ¿Me van a hacer la ley del hielo, ya no me van a hablar, me van a cortar? ¿Cuál es el alcance?" Advirtió: "No va a ser ni con amagos, rabietas chantajes y amenazas como me van a callar la boca; y menos en los grandes temas que a este país le importan y le urgen, porque saben que en el debate sí les gano, en las ideas y en los argumentos."