Desmantelan el narcolaboratorio más grande que ha habido en Chiapas

lunes, 30 de mayo de 2011
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., 29 de mayo (apro).- La madrugada de este domingo cientos de efectivos del Ejército Mexicano descubrieron y desmantelaron el narcolaboratorio más grande de Chiapas y el que podría ser el más grande en el sureste mexicano. Elementos del IV Regimiento de Caballería Motorizada de la 36 Zona Militar con sede en Tapachula arribaron alrededor de la 1:40 de la mañana a un rancho ubicado cerca de la colonia El Arenal, a 16 kilómetros de Huixtla, un municipio costero de Chiapas. La localidad de El Arenal en la zona baja del municipio de Huixtla, justo donde pasa su río principal que lleva su nombre, tiene 647 habitantes. El Arenal está ubicado a 20 metros de altitud sobre el nivel del mar. Colinda con los terrenos del Ingenio de Huixtla, propiedad del Grupo Porres. La zona es netamente agrícola, principalmente Caña y Palma de Aceite. Hasta ahí llegaron los militares y aunque se percataron de personas armadas, estos lograron huir según el reporte preliminar, por lo que no hay ninguna persona detenida. El narcolaboratorio estaba camuflado entre árboles de frutales y la montaña común de la zona baja. Había todo un campamento en una extensión de 5 a 10 hectáreas. Además de casas de campaña, tenían cocina, baños, el equipo de laboratorio, filtrados, una gran fosa donde derramaban los residuos químicos. Sin que se tenga información oficial, se dijo que fueron decomisadas unas dos toneladas de anfetaminas. En el lugar habían 18 tambos de 200 litros con drogas a punto de recibir el último proceso para ser convertido en “ice”. Además habían otros 500 tambos de un precursor líquido. Trascendió que personal del Inteligencia del Ejército Mexicano se demoró al menos dos meses en poder indagar la ubicación del narcolaboratorio. En el lugar de los hechos fueron encontrados documentos y maquinaria a nombre de una persona llamada Arturo Vela. Era muy difícil dar con el narcolaboratorio desde el aire porque los tambos, por ejemplo, estaban ocultos entre árboles y maleza con enredaderas. Se dice que en el lugar laboraban al menos 100 personas todos los días. Los residuos eran arrojados a una fosa muy cerca del río Huixtla que desemboca en los esteros de la zona. Después de que el Ejército Mexicano ingresara y mantuviera control de la zona con retenes dispuestos en diversos tramos del camino, la PGR y su personal especializado ingresaron esta mañana del domingo para determinar el peritaje y finalmente contabilizar e identificar el tipo de droga. Hasta ahora no se ha dicho a qué cártel pertenecía dicho narcolaboratorio.