Culpa Lozano a legisladores de tragedias mineras

martes, 31 de mayo de 2011

MÉXICO, D.F., 31 de mayo (apro).-  El titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), Javier Lozano, achacó a los legisladores la responsabilidad del “accidente” en el pozo de Sabinas, Coahuila, ocurrido el pasado 3 de mayo, cuando una explosión cobró la vida de 14 personas y dejó mutilado a un menor de edad.
    Según Lozano, si los legisladores hubieran aprobado disposiciones de la reforma laboral, el accidente podría haberse evitado.
"Pudieron legislar y aprobar las disposiciones de la reforma laboral; pudimos haber evitado accidentes. Respetuosamente lo digo: están para legislar, no para vigilarnos", respondió Lozano a diputados y senadores que reclamaron al gobierno federal las omisiones en la explosión ocurrida en la zona carbonífera de Coahuila.
    No obstante, el titular de la STPS, quien este martes compareció ante la Comisión Permanente, junto con los secretarios de Economía, Energía y Medio Ambiente, Bruno Ferrari, José Antonio Meade y Juan Rafael Elvira, dijo que era imposible evitar la actividad del pozo donde ocurrió el accidente, pues sólo tenía unos días de haber iniciado la explotación de carbón.
    "Tenía 18 días de haber iniciado, no había dado aviso a Economía y menos a nosotros, no había manera de poder prever (la explosión) y haber hecho una inspección en 18 días", expuso.
    El funcionario federal, quien aspira a la candidatura del PAN a la presidencia de la República, recordó a los legisladores que la propuesta de reforma laboral presentada por su partido, en marzo de 2010, contiene propuestas para que los inspectores puedan clausurar centros de trabajo donde haya un riesgo inminente, así como obligar a que en las empresas haya unidades de verificación.
    En tribuna, el priista David Penchyna indicó que en menos de cinco años han muerto más de 70 trabajadores en las minas de carbón, por una regulación insuficiente, además de que hay menores de edad trabajando en las minas y el gobierno no ha sido capaz de conceptualizar una legislación fiscal conveniente para el sector.
"Hay quienes insisten en estacionarse en lo que se hubiera hecho. Construyamos juntos la política adecuada para los concesionarios y lograr la actividad más rentable, y bajar de la capacidad de explotación el riesgo minero para hacer algo más rentable", dijo.
    Lozano no quitó el dedo del renglón y contraatacó: "Dice Penchyna que es responsabilidad de todos, lo que sí les puedo decir es que nos corresponde a nosotros dictar normas oficiales, supervisar, verificar, coordinar, y a los legisladores aprobar reformas que son necesarias y que están a consideración de este Congreso".
     En el informe que rindió ante la Comisión Permanente, donde también asistieron los directores del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Daniel Karam y Antonio Vivanco, respectivamente, el secretario del Trabajo expuso que ha aumentado en 72% el número de inspectores en las minas del país, pero aun así, dijo, el promedio es de 0.87% por cada 100 mil trabajadores.
Para lograr un estándar internacional, advirtió, se necesitaría aumentar el número de empleados en 371% y con ello el presupuesto para pagarles.
Sobre la explosión del 3 de mayo, que se produjo a una corta distancia de la mina de carbón Pasta de Conchos, donde en febrero de 2006 fallecieron 65 mineros contratados por el Grupo México, Lozano informó que todavía se está a la espera de que la autoridad judicial determine las responsabilidades, debido a que hubo 95 violaciones a la normatividad.
    Asimismo, detalló que el accidente fue una combinación de gas metano, falta de ventilación y una fuente externa que generaron la explosión.
"En la PGR está la averiguación previa, se consignaron los expedientes y estamos a la espera, con la esperanza de por primera vez ver a alguien tras las rejas. Estamos en manos de la autoridad judicial", apuntó.
En los posicionamientos, la petista Laura Itzel Castillo afirmó que en cuestión de minas, México está peor que en el Porfiriato, porque antes sí se rescataban los cuerpos y porque las condiciones de los mineros siguen siendo igual de lamentables.
Por su parte, el perredista Vidal Llerenas expuso que después de la experiencia de la mina de Pasta de Conchos no hubo ninguna reacción gubernamental. Las minas, dijo, siguen mal explotadas y los trabajadores, en riesgo.
Además, dijo, hay una evidente descoordinación entre las secretarías del Trabajo y Economía, por no verificar ni sancionar a tiempo.
"Nos llegan propuestas tardías cuando el niño ya cayó al pozo", remató.

Comentarios