"Tenemos la razón, la ley y la fuerza": Calderón

jueves, 5 de mayo de 2011

PUEBLA, Pue., 5 de mayo (apro).- El presidente Felipe Calderón consideró que hay quienes, “de buena o mala fe, quisieran ver a nuestras tropas retroceder; a las instituciones, bajar la guardia, y darle simple y llanamente el paso a las gavillas de criminales”.
Sin embargo, advirtió: “eso no puede y no va a ocurrir, porque tenemos la razón, porque tenemos la ley y porque tenemos la fuerza y vamos a ganar”.
Así, con un lenguaje directo y retador, y un discurso en el que equiparó el momento histórico que vivió México en 1862, con la amenaza que actualmente representa el crimen organizado, Calderón celebró aquí, en esta histórica ciudad, el 149 aniversario de la Batalla de Puebla.
El mandatario dijo que, aunque comparte el dolor y la indignación que ha causado la delincuencia al arrebatar la vida y la tranquilidad en muchos hogares del país, es precisamente eso lo que lo motiva a seguir adelante.
 En el acto, en el que estuvieron presentes los secretarios de la Defensa, Guillermo Galván, y de Marina, Mariano Francisco Saynez, el Ejecutivo federal aseguró que la lección que dejó al país la jornada histórica de la Batalla de Puebla “es que muchas veces los desafíos parecen insuperables, pero no lo son.
“Había quienes pensaban que el Ejército francés era invencible. Ciertamente, había mexicanos que, rebasados por el pesimismo y el miedo, no tenían esperanza alguna”, apuntó en su discurso que coincidió con el arranque de la marcha por la justicia y la paz convocada por el poeta Javier Sicilia.
“Pero la historia hoy nos recuerda que, en medio de la desazón, también había mexicanos valientes que se sentían llamados a combatir con decisión y a toda costa, porque sabían que lo que estaba en riesgo era ni más ni menos que el futuro de la patria y la libertad de las próximas generaciones de mexicanos”, sostuvo.
Incluso, citó al escritor Andrés Henestrosa: “Cuando todo parece que se ha perdido; cuando parece que el hombre olvidó el orgullo y la voluntad de serlo; cuando todos callaron, cuando pareció que todos rindieron la frente y doblegaron la cerviz; cuando se creyó que toda lucha era inútil ante lo que se tuvo por invencible y por irremediable. Es cuando nacen el héroe, el apóstol, el libertador, el mártir, el profeta; el poeta, que con su canto levanta murallas para defender a la patria”.
Calderón dijo luego que, en la actualidad, México enfrenta enemigos “poderosos”, que roban, extorsionan, secuestran y que matan mexicanas y mexicanos honrados.
“Y ante este enemigo, hay quienes, de buena o mala fe, quisieran ver a nuestras tropas retroceder, a las instituciones bajar la guardia, y darles simple y llanamente el paso a esas gavillas de criminales”, apuntó.
Enseguida, arremetió: “Hoy les digo que eso no puede y no va a ocurrir. Porque tenemos la razón, porque tenemos la ley, y porque tenemos la fuerza, vamos a ganar”.
 Afirmó que el retiro de las fuerzas del orden frente al crimen organizado significaría otorgarles licencia para secuestrar, extorsionar e, incluso, matar a ciudadanos.     “Significaría renunciar al deber fundamental de proteger a las familias; significaría dejar el destino del país en sus manos”, alertó.
Calderón dijo que no está a la altura del legado histórico de México la opción siquiera de considerar rendirse y entregar el país.
“No es opción abandonar a su suerte a las familias mexicanas, y que sobre las calles de las ciudades y los pueblos de México transiten, no las autoridades instituidas democráticamente, sino simplemente criminales y gavillas asesinas de ambición incontrolable y de perfidia manifiesta”, sentenció.
También, hizo referencia a la gesta heroica para llamar a la sociedad y a las fuerzas políticas a no dividirse y mantenerse en el mismo bando contra el enemigo, que es el crimen organizado.
Recordó al general Miguel Negrete que, al desencadenarse la intervención extranjera, se unió al general Ignacio Zaragoza para defender a México y quien, al ser cuestionado por sus propios partidarios, exclamó: “Yo tengo patria antes que partido”.
Calderón resaltó que “sus palabras siguen resonando en el tiempo y nos dan ejemplo a todos de lo que dijera muchos años antes Vicente Guerrero: La patria es primero. De que la patria debe estar siempre por encima de intereses personales o de grupo, de que el bien de la patria debe motivarnos a todos los mexicanos de bien a unir esfuerzos para enfrentar los más duros desafíos”.
Aseguró que “los mexicanos de bien estamos en el mismo bando. Y por eso la acción de los criminales, más allá de nuestras legítimas discrepancias, más allá de puntos de vista que pueden y deben ser divergentes, no debe dividirnos, debe unirnos en nuestro propósito de consolidar un México de justicia, de paz, de seguridad y de democracia”.
En ese sentido, el presidente hizo un llamado a los poderes de la Unión, a los gobiernos locales y a todas las fuerzas políticas a anteponer los intereses de la patria
“Ninguna autoridad debiera desoír el clamor de justicia de los ciudadanos. Ningún gobernante o representante debe rehuir la responsabilidad para obtener beneficios políticos o eludir costos de la tarea que se cumple por deber”, recalcó.

Blindan desfile

Medidas de seguridad nunca antes vistas se instrumentaron hoy en el marco del desfile conmemorativo de la batalla del 5 de Mayo en esta ciudad.
La zona del palco, desde donde Calderón presenció el desfile, fue aislada varias cuadras a la redonda, e incluso se suspendió la señal de telefonía celular durante las dos horas y media que duró el festejo.
     Personal del Estado Mayor Presidencial (EMP) impidió la colocación de sillas y la entrada de público en general en las cuadras que rodeaban al graderío que ocupaba Calderón, donde años anteriores era común que los poblanos se sentaran a presenciar el desfile.
 Desde la calle 43 Oriente hasta la 31 Oriente, por el bulevar Héroes del 5 de Mayo, sólo estaba permitido el paso a funcionarios de gobierno, prensa y jurados del desfile, por lo que muchas de las gradas de esa zona de honor lucieron semivacías.
 El centro comercial Plaza Dorada y el parque Benito Juárez, que se ubican atrás y al frente, respectivamente, del palco presidencial, fueron cerrados y resguardados.
     Los ciudadanos tuvieron que hacer largas filas para pasar por los detectores de metales y por revisión personal para que se les permitiera presenciar el desfile en las calles que estaban cercanas a esa zona, aislada con anticipación por el EMP.
    Por la tarde, Calderón comió con empresarios y ahí se refirió al reciente fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en materia de telecomunicaciones.
    Dijo:
“Las decisiones de la Suprema Corte, por ejemplo la que toma hace dos días, hace que al no considerar que deba proceder la suspensión en amparo cuando la Cofetel regula las telecomunicaciones, la Cofetel determinó hace pocos meses que el precio de interconexión es de 39 centavos, y ahora se vuelve prácticamente obligatorio para la mayoría de las compañías, lo cual va significar otro cambio de competitividad, de mayor o menor medida, pero positivo",
Además, añadió que dicha medida será un cambio destinado a favorecer la competitividad en el país.
"Estamos trabajando muy, muy fuerte por hacer de México un país más competitivo, por hacerlo un lugar propicio para invertir, para crecer y producir; un lugar donde verdaderamente las empresas puedan llevar adelante sus propósitos y donde sea el Gobierno un aliado y no un estorbo a las empresas de México. Esa es la idea que tenemos", sostuvo.


Comentarios