Lo que proponga Ebrard está bien: AMLO

viernes, 6 de mayo de 2011

VILLAHERMOSA, Tab., 6 de mayo (apro).-Andrés Manuel López Obrador aceptó las reglas propuestas por el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, para elegir al candidato presidencial de la izquierda.

“Estoy de acuerdo. Marcelo es un buen compañero. Está haciendo un buen gobierno en el Distrito Federal. No tenemos diferencias y yo acepto lo que se proponga”, dijo al término de un desayuno con empresarios de la construcción como parte de su gira por esta entidad.

El pasado jueves 5, Ebrard propuso que se realicen dos debates en octubre próximo y una consulta nacional en noviembre.

El denominado “presidente legítimo” recordó que desde hace tiempo ha dejado en claro “que debe ser candidato de la izquierda el aspirante que esté mejor posicionado, y yo acepto lo que él (Ebrard) propone”.

“Tengo afecto por Marcelo, es buena la relación y, además, es legítimo que él aspire a ser el candidato de la izquierda y de las fuerzas progresistas”, sostuvo.

Manifestó estar de acuerdo en que los debates sean en octubre y la consulta en noviembre. “Lo que él proponga, yo lo acepto”, reiteró y descartó que un proceso abierto genere rupturas.

“Hay varias maneras de hacer consultas y eso se tendría que ver en su momento”, puntualizó y confió en que la dirigencia nacional del PRD que encabeza Jesús Zambrano garantizará equidad y la unidad del partido en lo referente al proceso interno.

“Si la gente dice de que debe ser Marcelo (el candidato), pues hay que acatar el resultado y apoyar, como también si la gente dice que sea otro, pues entonces se debe actuar de la misma manera”, manifestó.

Insistió en que PRD, PT y Convergencia deben ir juntos a las elecciones federales del 2012 en las que, adelantó, se sumará su Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y muchas organizaciones y la sociedad civil.

Precisó que, sin embargo, en este momento lo más importante es lograr la organización ciudadana, pues si esto no se da, no se podrá lograr nada.

Indicó que con miras al 2012, trabaja con una red de empresarios como una forma de generar confianza en el sector y no sean “engañados” como en 2006, en el sentido de que tomaría medidas contra ellos “y el país se iba a convertir en un caos”.

“Ahora lo que queremos es que todos sepan cuál es nuestra propuesta para que no los manipulen, para que no los vuelvan a engañar”, dijo.

Por la mañana, López Obrador se reunió con empresarios de la construcción, encabezados por Manuel Felipe Ordóñez Galán, primo del exgobernador Roberto Madrazo, quienes, en 1994, lo combatieron y encabezaron la rebelión contra el presidente Ernesto Zedillo para impedir que Madrazo dejara la gubernatura.

Ahora, a sus antiguos adversarios, López Obrador ofreció que, de ganar la Presidencia, impulsará un plan hídrico para Tabasco que ponga freno a las recurrentes inundaciones que han afectado a miles de familias.

Explicó que este plan consistirá en un manejo adecuado de las presas hidroeléctricas del Alto Grijalva para producir energía, alentar el desazolve de ríos y la construcción de obras de protección.

Dijo que un manejo correcto de las presas hidroeléctricas del Alto Grijalva permitirá aumentar al Estado la producción de energía, la cual será más barata para los hogares y negocios, con lo que se dejará de favorecer a intereses privados.

Además, al usar el agua de las presas hidroeléctricas para producir electricidad, se evitarán riesgos de inundación.

Reiteró que las causas de las inundaciones que ha padecido la entidad obedecen en gran parte a que el agua de las presas se usa para producir energía en aras de favorecer intereses privados, por lo que luego se sobrellenan y se tiene que liberar el líquido de forma considerable, causando los anegamientos.

Expuso que anualmente el gobierno de México gasta 90 mil millones de pesos en comprar energía a empresas privadas, y que con él en la Presidencia de la República se acabará la corrupción en Pemex y se dejará de vender petróleo crudo al extranjero, ya que esto se traduce en la importación de gasolinas.

Por último, indicó que la meta de su movimiento es sumar 20 millones de simpatizantes “para lograr en 2012 un triunfo inobjetable”.

Por la tarde, López Obrador encabezó un mitin con simpatizantes del Morena y del PRD en esta capital, donde evaluó el avance del movimiento en su tierra natal.