Espino insta a Calderón a dejar de ser un "presidente de guerra"

lunes, 9 de mayo de 2011

MÉXICO, DF, 9 de mayo (apro).- Manuel Espino, recién expulsado del Partido Acción Nacional (PAN), propuso hoy a Felipe Calderón asumirse como jefe de Estado para encabezar una “concertación nacional” que sustituya a la actual estrategia contra el crimen organizado y él pase “de ser un presidente de guerra a un presidente de paz”.
    Al dar a conocer su “Estrategia para la paz justa”, un plan contra la delincuencia alterno al oficial --que hoy mismo le hizo llegar a Calderón--, y en el que intervino el expresidente Vicente Fox, Espino aseguró que el método militar-policiaco ha fracasado y se debe cerrar el laboratorio de guerra que experimenta con la vida de los mexicanos.
    “Los resultados aconsejan a rectificar, a cerrar este laboratorio de guerra donde se experimenta a gran escala, y cada vez con mayor degradación social y desesperanza, con la vida de los mexicanos”, subrayó el expresidente del PAN, quien advirtió del riesgo de que México caiga en la narcopolítica en 2012.
     “Hay bases para esta hipótesis: El crimen organizado ya ha asestado fuertes golpes a la clase política. Puede presumirse, con certeza, que intenta presionar a este sector para hacerse de posiciones en la estructura del poder institucional”.
    Ante miembros de su movimiento Volver a Empezar, que supuestamente agrupa a 180 mil panistas en 28 estados del país, y en lo que fue su primer acto público después de su expulsión definitiva del PAN, cuya autoría atribuye a Calderón, el político aplaudió la marcha encabezada por el poeta Javier Sicilia, pero discrepó de la demanda de renuncia de Genaro García Luna, secretario de Seguridad Pública federal (SSP).
“He dicho en muchas ocasiones que no confío en Genaro, porque no tiene el perfil para un cargo en el que se tienen que dar resultados de seguridad y no de violencia, más allá de las versiones y sospechas que pueda hacer de parcialidad en el combate al crimen organizado, no es la persona que tenga el perfil para darle seguridad a los mexicanos”, subrayó.
Y juzgó: “Pero quedarse en pedir que renuncie me parece muy pobre la propuesta, me parece que hay proponer cosas concretas, qué tipo de perfil se requiere, qué cosas queremos que haga ese funcionario, no me parece suficiente en decir basta de violencia, necesitamos el cómo”.
    Justamente en eso consiste, dijo, su propuesta contra la violencia que amenaza la patria, la nación y el Estado, y que implica que Calderón rectifique en su método militar y policiaco.
    “El camino ya no puede ser primordialmente el de las armas. La violencia no puede combatirse con más de lo mismo. Urge cambiar la lógica de la guerra por la lógica de la paz que inspire una estrategia diferente, con un crecimiento social robusto”.
    La propuesta de Espino, contenida en un documento de 65 páginas, contempla el diagnóstico de la situación actual del país por la violencia, objetivos, estrategia, criterios y propuestas específicas para los tres órdenes de gobierno, partidos, corporaciones policiacas, comunidad, familias, jóvenes, víctimas, ONG’s, instituciones educativas, iglesias y medios de comunicación.
    El documento es el resultado de las aportaciones de expertos en materia de seguridad de México y de gobernantes como Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, y sus antecesores Álvaro Uribe y Belisario Betancourt, así como Vicente Fox, expresidente de México, que les será hecho llegar a todos los poderes del Estado.