Rescatan a cinco menores víctimas de trata en Chiapas

lunes, 9 de mayo de 2011

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., 9 de mayo (apro).- La Fiscalía Especializada en Atención a Delitos Cometidos en Contra de Inmigrantes de la Procuraduría de Chiapas rescató a cinco menores víctimas de trata de personas, quienes eran obligadas a prostituirse en diversos bares de los municipios de Frontera Comalapa y Villa Las Rosas.
La PGJE dio a conocer hoy que las jóvenes denunciaron haber sido contratadas como meseras, sin embargo, los encargados de los antros las forzaron a consumir bebidas alcohólicas y mantener relaciones sexuales con los clientes de esos establecimientos.
En un primer operativo, personal de la Fiscalía de Migrantes rescató a una menor de 16 años de origen mexicano, quien desde hacía unas semanas laboraba en el bar “El Escorpión”, en Villa Las Rosas.
Ahí fueron detenidos Antonio Cordero Cancino y Astrid Álvarez Álvarez para luego puestos a disposición del Ministerio Público con sede en la ciudad de Comitán.
Según la declaración de la víctima, los presuntos tratantes de personas forzaban a sus empleadas a cumplir horarios de trabajo de hasta 14 horas al día.
En otra acción, la PGJE rescató a dos menores más originarias de Honduras cuando eran obligadas a ejercer la prostitución en el bar “La Pista”, en Frontera Comalapa.
En el operativo fue asegurado el encargado del bar, Julio César Jiménez Méndez, señalado como la persona que contactaba a las menores y luego las amenazaba para que trabajaran bajo sus órdenes.
Asimismo, en el bar “La Soga”, del mismo municipio, fue detenida su propietaria, Lucila Gaspar Jerónimo.
La mujer fue señalada por dos jóvenes guatemaltecas de haberlas enganchado para trabajar en el establecimiento consumiendo cervezas con los clientes, con quienes, además, debían mantener relaciones sexuales.
De acuerdo con la dependencia, la puesta en marcha de acciones contra la trata de personas ha permitido la desarticulación de más de 30 bandas delictivas en la entidad, así como el rescate de decenas de víctimas.

Comentarios