Acepta justicia chilena investigar la muerte de Neruda

miércoles, 1 de junio de 2011

VALPARAÍSO, 1 de junio (apro).- El juez Mario Carroza acogió a trámite la querella presentada el martes pasado por el Partido Comunista de Chile (PCCh) para que se investigue el presunto asesinato del laureado poeta Pablo Neruda durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).
El magistrado tomó la decisión el mismo día de su presentación, sin embargo, ésta no ha sido conocida por los medios chilenos. La información la obtuvo este corresponsal de una fuente confiable que prefirió omitir su identidad.
Y en entrevista con Apro, el abogado Eduardo Contreras ratificó la veracidad de los hechos.
El juez, además, ordenó realizar las diligencias solicitadas por el PCCh, entre ellas, que se cite a declarar al testigo Manuel Araya Osorio.
En la querella se establece que Araya es una “persona cuya declaración es esencial para el establecimiento de los hechos, por lo que se requiere que a la brevedad ponga a disposición del Tribunal todos los antecedentes de que dispone”. Las declaraciones a las que se alude ya fueron dadas a conocer por Proceso en su edición 1801, del 8 de mayo pasado.
Asimismo, el magistrado determinó incautar la ficha clínica y demás antecedentes relacionados con la internación de Neruda en la Clínica Santa María, lo que ocurrió entre los días 19 y 23 de septiembre de 1973.
Carroza también ordenó que se pida a la Clínica Alemana que entregue la ficha médica y demás antecedentes de que disponga respecto de los exámenes de control practicados al poeta en el curso de 1973.
Por otra parte, solicitó oficiar al Registro Civil con la finalidad que entregue los antecedentes de que disponga relacionados con la inscripción de la defunción de Pablo Neruda, en especial el certificado médico con el que se practicó la inscripción.
Finalmente, el juez Carroza despachó a la Policía de Investigaciones una amplia orden para investigar el caso.

“Puedo morir tranquilo”

Eduardo Contreras expresó a Apro su alegría por la determinación del Tribunal. “Esto revela que para el Poder Judicial los fundamentos de la querella son serios. Además, expresa el interés de desarrollar la investigación, ya que el juez Carroza ordenó realizar las diligencias solicitadas”.
El abogado hizo la siguiente reflexión respecto de la importante definición antes detallada. “Quienes luchan contra el olvido, en una afanosa búsqueda de la verdad, a veces logran romper el muro del silencio que impuso la dictadura y que prosiguió en los años siguientes a que ésta terminara”.
“Revela finalmente –prosiguió Contreras-- la importancia de la prensa en la difusión de hechos tan graves, como es el posible asesinato de Neruda, estimulando y nutriendo estas acciones. Digo esto a propósito del papel que ha jugado Proceso en este caso (“Neruda fue asesinado”, reportaje aparecido en la edición 1801), lo que me hace recordar el papel que desempeñó el libro Los zarpazos del Puma (de la periodista Patricia Verdugo, 1989), en el caso ‘Caravana de la muerte’”.
Este último tema alude a la investigación dirigida inicialmente por el juez Juan Guzmán Tapia, que indagó en los crímenes cometidos por un comando del Ejército, que se trasladaba en un helicóptero Puma, y que mató o hizo desaparecer a casi un centenar de personas en los días posteriores al golpe militar de 1973.
En entrevista con Apro, Manuel Araya mostró su felicidad ante la determinación del juez: “Estoy encantado. Durante muchos años quise que esta verdad se supiera y soñé con que se hiciera justicia a Pablo Neruda. Me siento en paz y creo que ya puedo morir tranquilo”.

Comentarios