Gobierno de Calderón discrepa de informe de líderes de América Latina

miércoles, 1 de junio de 2011

MEXICO, DF, 1 de junio (apro).- El secretario técnico del Consejo de Seguridad Nacional, Alejandro Poiré, rechazó que la guerra contra el narcotráfico emprendida por el gobierno de Felipe Calderón resulte en un incremento de la violencia ligada a los cárteles, como se desprende del reporte de la Comisión Global de Políticas Sobre Drogas, integrada por líderes de América Latina.
Poiré sostuvo que tomar medidas parciales en el combate a las drogas, como su legalización, es “insuficiente e ineficaz”, porque el narcotráfico es un fenómeno transnacional, con una estructura de mercado internacional, que debe analizarse en un contexto mucho más amplio.
En un comunicado, afirmó que “la legalización no termina con la delincuencia organizada ni con su rivalidad y violencia. Tampoco fortalecerá nuestras instituciones de seguridad y procuración de justicia”.
Luego refrendó la convicción del gobierno federal de mantenerse abierto a un debate integral y global sobre la regulación de las drogas.
Sin embargo, reiteró la importancia de incluir los retos que enfrentan países productores, de tránsito y consumo, así como las implicaciones en materia de salud pública y seguridad y las relaciones entre los agentes económicos.
Advirtió que ampliar el consumo de las drogas en mercados relevantes, sin medidas que impacten el mercado y la cadena productiva, genera mayores estímulos económicos para los criminales.
“Pensar que el crimen organizado en México es igual a narcotráfico, ignora que el crimen organizado comete otros delitos como secuestro, extorsión y robo”, acotó el funcionario.
Por ello, aseguró, el gobierno mexicano tiene en marcha la Estrategia Nacional de Seguridad, “que aborda los retos del fenómeno criminal de una manera integral”.
En ese sentido, Poiré rechazó “categóricamente la apreciación de que en México, por definición, un mayor esfuerzo en la aplicación de la ley por parte de la autoridad, tendrá como resultado un incremento en la violencia de los narcotraficantes”.
En el caso particular de México, alegó, “la violencia antecede a esta administración y su incremento en localidades específicas motivó a las propias autoridades locales a solicitar el apoyo de las fuerzas federales en tareas de seguridad pública”.
También señaló que por lo observable en países de la región que registran altos índices de violencia, sin que hayan instrumentado esfuerzos integrales y decididos contra la delincuencia, “la correlación insinuada en el reporte carece de solidez”.

Comentarios