Vacíos humanos y espirituales propician pederastia: Episcopado

miércoles, 1 de junio de 2011

MÉXICO, D.F., 1 de junio (apro).- El secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Víctor René Rodríguez Gómez, señaló este miércoles que las “faltas a la moral” cometidas por algunos sacerdotes se explican, entre otras cosas, por la “falta de claridad en su opción vocacional”.

Esa falta de claridad, dijo, está relacionada con “ciertos vacíos humanos y espirituales que de alguna manera se llenan con caminos equivocados”, puntualizó Rodríguez Gómez en el contexto de la 91 asamblea plenaria de la CEM.

Según el secretario general del organismo, ante esa “situación tan delicada, la Iglesia no ha querido disimular, por el contrario, ha querido entrar a la raíz de los problemas”.

La declaración del prelado se da luego de que el pasado 17 de mayo el Vaticano ordenó a los obispos de todo el mundo llevar ante la justicia civil a los miembros del clero que sean sospechosos de pederastia.

En ese sentido, el obispo de San Cristóbal de las Casas, Felipe Arizmendi, manifestó que para “evitar que haya sacerdotes pederastas”, las normas básicas que se siguen en seminarios dan “criterios tajantes”, pues “al concluir el seminario menor (bachillerato) el alumno debe haber “consolidado su identificación sico-sexual masculina”.

En filosofía y teología, añadió, se pide poner “especial cuidado en la madurez afectiva de los seminaristas promoviendo la educación en el amor oblativo, en la afectividad y en la sexualidad”.

Cabe señalar que el pasado 18 de mayo, la agencia AP difundió un estudio del Colegio de Justicia Penal John Jay, en Nueva York, realizado por un grupo de investigadores comisionado por los obispos católicos de Estados Unidos, en el que se analiza la pauta de abusos sexuales por parte de clérigos, con el objetivo de que las diócesis puedan identificar mejor a los trasgresores.

De acuerdo con ese estudio, la homosexualidad, el celibato y el sacerdocio exclusivamente masculino no son la raíz del escándalo, sino "factores sociales".

El problema, subrayó, se debió en gran medida a un deficiente entrenamiento en el seminario y a un apoyo emocional insuficiente para los hombres ordenados en las décadas de 1940 y 1950, que no fueron capaces de sobrellevar la conmoción social que enfrentaron como pastores en la década de 1960.

El delito y otros comportamientos descarriados aumentaron en general en Estados Unidos durante este período, cuando se incrementó la tasa de abusos por parte de los religiosos.

"El aumento en los casos de abuso en las décadas de 1960 y 1970 se vio influido por factores sociales en general", dijeron los autores del informe. "Los factores invariables durante el período estudiado, como el celibato, no fueron responsables por el aumento o declinación en los casos de abuso en ese período", agregaron.

Los grupos defensores de las víctimas desestimaron el informe como un intento de culpar del escándalo a los sacerdotes en vez de a los obispos, quienes permitieron a los trasgresores permanecer en el ministerio sin advertir a los padres ni la Policía.

"Quieren que nos concentremos en los sacerdotes abusivos y no en los obispos insensibles", dijo en una declaración la Red de Sobrevivientes de Abusados por Sacerdotes.

Sandoval Iñiguez se reincorpora a sus actividades pastorales

La CEM informó también del regreso del cardenal de Guadalajara, Juan Sandoval Iñiguez, a sus actividades pastorales habituales, luego de que la semana pasada se le ordenó reposo absoluto, debido a una paratifoidea y la flebitis que padece. No obstante, precisó que el prelado “continuará bajo tratamiento médico”.

En tanto, Sandoval Íñiguez realizó un recorrido por las diferentes oficinas para saludar personalmente a los trabajadores y agradecerles sus oraciones para que recuperara su salud.

“Después de permanecer varios días en casa, pude descansar y reponerme de la enfermedad. Ahora, poco a poco, voy a volver a mi trabajo pastoral, para atender mis compromisos y a mi comunidad”, dijo.

Comentarios