Proviene de EU 70% de armas incautadas en México, revela WSJ

viernes, 10 de junio de 2011
MÉXICO, D.F.- (apro).- Un nuevo documento de la Oficina para el Control del Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF, por sus siglas en inglés) revela que por lo menos 70% de las 29 mil 284 armas decomisadas por las autoridades mexicanas entre 2009 y 2010 salieron de Estados Unidos. La información fue difundida por el diario neoyorquino The Wall Street Journal a unos días del inicio de las audiencias sobre el operativo Rápido y Furioso en el Congreso estadunidense y en medio de una gran discusión sobre la responsabilidad de ese país en el incremento de la violencia en México relacionada con el narco. El diario señala que de las 21 mil 313 armas aseguradas en 2009 por las autoridades mexicanas y que fueron reportadas a la ATF para su rastreo, 10 mil 945 fueron manufacturadas en Estados Unidos. Otras 3 mil 268 fueron importadas a Estados Unidos desde otros países y terminaron en México y, del resto, unas 7 mil 100 armas no se pudo determinar su origen. Con el mismo procedimiento de rastreo de la ATF, se analizaron 7 mil 971 armas en 2010 y se concluyó que 4 mil 186 fueron manufacturadas en Estados Unidos, 2 mil 105 fueron primero importadas a ese país y mil 680 se desconoce su procedencia. En suma, señala el diario neoyorquino, de las 29 mil 284 armas aseguradas en México entre 2009 y 2010 rastreadas por la agencia, 20 mil 504, es decir alrededor de 70%, estuvieron en Estados Unidos antes de ser traficadas a México y caer en manos del crimen organizado. El reporte de la ATF sobre el tráfico de armas publicado por el Wall Street Journal es el más reciente que tiene la agencia y se realiza con base en la información que le proporcionan las autoridades mexicanas. Sin embargo, según la ATF México no le reporta la totalidad de armas que incauta. A petición de la senadora por California, Dianne Feinstein, el director de la ATF, Kennet Nelson, realizó el reporte que es el primero en su tipo que se da a conocer públicamente, ya que las leyes estadunidenses limitan la forma en que la agencia puede compartir los datos obtenidos del rastreo de armas usadas en crímenes. En mayo pasado, Feinstein, quien también es presidenta de la Comisión Senatorial para el Control Internacional de Narcóticos, envió una carta al director de la ATF para informarle qué armas tipo militar estaban equipando a “las brutales organizaciones de tráfico de drogas a ritmos alarmantes”. “Hacer públicos los datos de armas recuperadas en México con procedencia en Estados Unidos aseguraría que los ciudadanos y políticos estadunidenses estuvieran al tanto de la gravedad de este problema", dijo en su misiva la senadora a Nelson. Dennis Henigan, del Centro Brady para la Prevención de la Violencia con Armas, dijo al diario neoyorquino que los traficantes mexicanos buscan el camino más fácil. "Van a las tiendas estadunidenses, explotan la permisividad que existe sobre las armas. Es tiempo de que Estados Unidos fortalezca sus leyes al respecto", opinó. Sin embargo, Wayne La Pierre, vicepresidente de la Asociación Nacional del Rifle, desestimó el reporte de la ATF y puso en duda su autenticidad. Argumentó al diario estadunidense que los cárteles mexicanos poseen grandes recursos para importar fácilmente armas de Rusia, China y Centroamérica, en lugar de arriesgarse a contrabandear armas desde Estados Unidos.