Acusa Senado de EU: Departamento de Justicia armó a narco mexicano

lunes, 13 de junio de 2011
WASHINGTON, 13 de junio (apro).- Senadores de Estados Unidos acusaron directamente al Departamento de Justicia de equipar a los cárteles de la droga mexicanos con arsenal estadunidense, y le exigieron al presidente Barack Obama revelar toda la información que tenga sobre la operación Rápido y Furioso. “El Congreso ha estado virtualmente moribundo mientras las poderosas organizaciones del tráfico de drogas de México continúan teniendo acceso ilimitado a armas de fuego de estilo militar que les llegan procedentes de Estados Unidos”, señaló la senadora demócrata por California, Dianne Feinstein, quien, junto con sus colegas Charles Schumer, demócrata por Nueva York, y Sheldon Whitehouse, dieron a conocer los resultados de una investigación legislativa sobre Rápido y Furioso. “Información reciente de la base de datos de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés) que no la dieron a conocer la semana pasada, revela que más de 70% de las armas que decomisan las autoridades mexicanas en escenarios donde se comenten criminales, llegaron al país procedentes de Estados Unidos”, subrayó Feinstein. Las quejas de los tres senadores se sustentan en las denuncias sobre la operación Rápido y Furioso, bajo la cual la ATF de manera deliberada autorizó a traficantes de armas a realizar comprar múltiples de armamento en el estado de Arizona, con el fin de rastrear ese arsenal y luego desmantelar a las redes del tráfico ilegal de armas. Sin embargo, Rápido y Furioso se salio del control de ATF y unas 2 mil 500 armas adquiridas por los traficantes de armas en Arizona, se presume que podrían haber terminado en manos de los cárteles del narcotráfico mexicano. Luego del escándalo, el Departamento de Justicia --del que depende la ATF-- está llevando a cabo una investigación pero sin proporcionar información al Congreso, el que demanda respuestas al gobierno de Obama, razón por la cual esta semana se llevará a cabo una audiencia para forzar a los funcionarios del gobierno federal a dar conocer todo lo que saben sobre el paradero de las armas compradas bajo Rápido y Furioso. Las conclusiones de la investigación legislativa que dieron a conocer Feinstein y sus dos colegas, bajo el título Deteniendo el tráfico de armas a México, establece que la mayoría de las armas involucradas en crímenes cometidos en suelo mexicano son de origen estadunidense. Feinstein subrayó que el director interino de la ATF, Kenneth Melson, ya admitió que, en 2009 y 2010, al menos 20 mil 504 de las 29 mil 284 (70%) de las armas decomisadas en México en escenarios criminales proceden de Estados Unidos. “Este reporte confirma lo que la mayoría de nosotros ya sabíamos, que por encima de las medidas que tomemos para fortalecer la frontera sur, sigue siendo muy fácil para los narcotraficantes mexicanos el conseguir armas de alto poder y de un grado militar”, puntualizó Feinstein. Las conclusiones de la investigación del Capitolio apuntan a que será muy difícil reducir la violencia en México si no se contiene primero el tráfico de armas de origen estadunidense. También resalta que en Estados Unidos se necesita una reforma a las leyes sobre la venta de armas, sobre todo una que se enfoque a prohibir la venta múltiple de armamento; se imponga una prohibición a la importación de armas estilo militar; se restablezca la suspensión de la venta de armas automáticas de asalto, y finalmente que el Senado ratifique la Convención Interamericana contra la manufactura ilícita y tráfico de armas, municiones, explosivos y otros materiales relacionados.  

Comentarios