Abusan sexualmente de once menores en dos escuelas de Baja California Sur

martes, 14 de junio de 2011
MÉXICO, D.F., (apro).- El pasado jueves 9, una mujer llegó a las oficinas de la Procuraduría General de Justicia del estado de Baja California Sur, donde interpuso una denuncia formal en contra de Eduardo Ponce, profesor de la escuela primaria Ford 210, ubicada en la colonia Guaymitas, en San José del Cabo, por el presunto delito de abuso sexual en agravio de su pequeño hijo. El asunto fue difundido por la prensa local y pronto se supo que no era el único en dicha escuela, ya que seis menores más habían sido víctimas del mismo maestro. Además, salieron a relucir cuatro casos más de violación en otro centro escolar, pero del municipio de Cabo San Lucas. A pesar del alto número de agresiones sexuales, la PGJE sólo ha recibido dos denuncias formales que dieron lugar a las averiguaciones previas SJC/130/Sex/2011 y SJC/131/Sex2011. Ambas indagatorias ya fueron consignadas ante un juzgado, sin que hasta el momento se libren las órdenes de aprehensión correspondientes, lo que tiene indignados a los padres de familia, cuyos hijos fueron abusados. “El asunto ya está con la autoridad judicial; por parte de la Procuraduría ya fue consignado el expediente ante el juzgado y falta que el juez resuelva lo conducente para tener las posibles órdenes de aprehensión”, dijo el procurador Gamill Arreola. Pese a ello, la actuación de la Procuraduría tiene insatisfechos a los padres de familia, por lo que ayer lunes se plantaron frente a las oficinas de la dependencia para exigir justicia. Los padres de familia demandaron que se aplique todo el peso de la ley contra el maestro que abusó de los siete pequeños, y que además sea separado de toda actividad educativa. Mientras tanto, en la comunidad de Cabo San Lucas se desarrollan las investigaciones por el presunto abuso de otros cuatro menores en los que estaría involucrado otro maestro. En la averiguación previa SJC/131/Sex/2011 y SJC/130/Sex/2011, los padres de familia de San José del Cabo declararon que sus hijos les dijeron que el profesor a menudo los castigaba quitándoles el derecho a recreo. Aprovechando su autoridad, agregaron, los encerraba en un salón de clases totalmente cubierto con cortinas, y “ahí el maestro obligaba a nuestros hijos a que lo vieran mientras se masturbaba; los tocaba y los amenazaba si decían algo”. Uno de los menores afectados contó a sus padres que en cierta ocasión observó cómo el maestro desvistió a uno de sus compañeros de clase y lo colocó encima de su cuerpo, y pudo observar las muestras y gestos de dolor de su compañero. Según los padres, a menudo el profesor tocaba las partes íntimas de los menores –todos hombres–, mientras que a varias de sus alumnas solía expresarles su sentimiento besándolas en la boca. Los niños afectados señalaron que al menos cinco alumnos más fueron víctimas de los abusos sexuales del maestro de la escuela localizada en San José del Cabo, “todos en su mayoría varones”, expresó un padre de familia. Frente a tales abusos, los padres de familia, exhortaron a las autoridades a darle seguimiento al caso, ya que el señalado mentor dejó de laborar en la primaria donde acuden sus hijos, pero ahora imparte clases en otra escuela. En respuesta, el secretario de Educación Pública de la entidad, Alberto Espinoza Aguilar, afirmó que no habrá ninguna consideración hacia los maestros acusados de violar a 11 menores. No obstante, la Secretaría Estatal de Educación Pública pidió que se omitiera el nombre de las escuelas primarias, en tanto que el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) Sección 03 Baja California Sur solicitó a las autoridades judiciales no ofrecer el nombre de los presuntos involucrados.

Comentarios