Baño de sangre en Nuevo León; ejecutan a 15 personas

miércoles, 15 de junio de 2011
MONTERREY, N.L. (apro).- El crimen organizado sembró hoy el terror desde las primeras horas del día al ejecutar a 12 personas en distintos puntos de la entidad, entre ellos a dos escoltas del gobernador Rodrigo Medina. El baño de sangre comenzó a las 07:40 horas en el municipio de Guadalupe, donde la policía encontró dos cuerpos descuartizados y envueltos en colchas en el cruce de Chapultepec y Artega, colonia Paraíso. No conformes con eso, los delincuentes colocaron sobre uno de ellos una cabeza humana. Al paso de las horas, las autoridades confirmaron que se trataba de dos elementos del grupo Swat que están al servicio directo del gobernador Rodrigo Medina. A uno de ellos le decían El Negro y al otro El Chivo. Extraoficialmente, se supo que los delincuentes dejaron un narcomensaje, con presuntas amenazas dirigidas al gobernador. Esto último quedó confirmado horas después porque el mandatario escribió en su Twitter el siguiente mensaje: “Las amenazas no me detendrán para luchar por un Nuevo León seguro”. En Cadereyta, a 40 kilómetros al oriente de esta capital, a las 06:00 horas fueron abandonados los cadáveres de tres personas a unos 50 metros de la entrada del penal estatal de esa localidad. El gobierno del estado confirmó que se trata de tres celadores que habían sido plagiados a la salida del centro penitenciario el pasado lunes 13. A las 10:00 horas, en Pesquería, se reportó un enfrentamiento entre hombres armados con el Ejército con un saldo de cinco pistoleros muertos y tres detenidos. Los hechos ocurrieron en circunstancias no reveladas en la colonia Jesús María, de este municipio ubicado a 20 kilómetros al nororiente de Monterrey. Tras la balacera fueron aseguradas dios camionetas. En la colonia Dos Ríos del municipio de Guadalupe se encontró el cadáver de un hombre que estaba tirado a un lado de la avenida Vereda Tropical. La víctima presentaba balazos en el rostro y el tórax. Y en la colonia San Jerónimo, al poniente de Monterrey fue abandonado el cadáver decapitado de una mujer que tenía las manos atadas a la espalda. El cuerpo estaba sobre la avenida San Jerónimo en su cruce con Dr. Luna, a espaldas del Colegio Mexicano, donde se suspendieron las clases. Por la tarde, tres jóvenes fueron ejecutados cerca de la escuela ‘Rómula Garza’, ubicada en la colonia Florida, al sur de la capital. Las víctimas, no identificadas aún, se encontraban en la calle Anastasio Parrodi, casi esquina con Aquiles Serdán, cuando fueron baleados por desconocidos. Posteriormente, los asesinos rociaron de gasolina los cadáveres y les prendieron fuego.

Comentarios