Migración y seguridad, temas de Calderón y Funes

lunes, 20 de junio de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- El presidente Felipe Calderón y su homólogo salvadoreño, Mauricio Funes, acordaron hoy una serie de medidas en materia de migración y de seguridad. Mientras Calderón destacó las reformas legislativas que según dijo, favorece la protección de los derechos humanos de los migrantes, Funes afirmó que el combate a la delincuencia organizada implica un programa común entre los países de la región. “Hemos visto que la unión de Centroamérica con México, con los Estados Unidos y con Colombia, es la vía adecuada y necesaria para abordar esta gran batalla en todas sus dimensiones, puesto que no se trata de tan sólo enfrentar la labor criminal de un enemigo poderoso, sino también de controlar los movimientos de capitales, de controlar el gran consumo de drogas en nuestras sociedades, de garantizar los derechos humanos de los migrantes”, dijo. Poco después del mediodía, Felipe Calderón recibió oficialmente a Funes en la residencia oficial Miguel Alemán, en Los Pinos, donde se encontraban integrantes de los dos gabientes presidenciales, funcionarios diplomáticos, así como unos 50 niños que minutos antes del acto, fueron aleccionados para batir pequeñas banderitas de El Salvador y México, al paso de los mandatarios. La reunión entre las comitivas de ambos países se realizó en poco más de una hora, durante la cual se abordaron asuntos de migración, seguridad y economía. Durante un mensaje a medios de comunicación, realizado al concluir la junta, Felipe Calderón recordó que la visita anterior de Funes, fue en torno a las masacre de migrantes en San Fernando Tamaulipas, hace casi un año, entre los cuales había varios salvadoreños. A su vez, Funes sostuvo que en ese momento, mientras había diferentes críticas a Felipe Calderón, el gobierno de El Salvador optó por solidarizarse con el gobierno mexicano. Según Felipe Calderón asumió como una obligación erradicar la violencia y los abusos contra migrants centroamericanos en tránsito por México, para encomiar después, la nueva Ley de Migración, en la que se incluyen las figuras del visitante y la de derechos del mgirantes. El presidente mexicano también destacó las reformas a la Ley de Amparo y en materia de derechos humanos, que consideró “un punto de inflexión en la manera en la que nuestro país aborda el desafío migratorio”. Calderón recordó que se están cumpliendo 10 años desde la firma del Tratado de Libre Comercio con El Salvador, período durante el cual el intercambio comercial entre ambas naciones se ha duplicado. Por su parte, Mauricio Funes, enfocó su discurso al tema de seguridad, que consideró se trata de un problema común. Al respecto, admitió que la ausencia de oportunidades y la pobreza que no se ha podido superar en Centroamérica, es uno de los factores de la criminalidad. “Debemos unir nuestra lucha común contra el crimen organizado y por la garantía de los derechos humanos de los migrantes a la lucha contra la pobreza y la injusticia, que son caldo de cultivo de los dramas que buscamos combatir”, dijo. Entre los funcionarios asistentes a la reunión bilateral, se encontraban la secretaria de Relaciones Exteriores, Patricia Espinoza; el de Gobernación, José Francisco Blake Mora; la procuradora Marisela Morales y el secretario de Seguridad Pública,Genaro García Luna. Posteriormente, se incorporó también el responsable de Economía, Bruno Ferrari. Por el gobierno salvadoreño, asistieron el canciller Hugo Martínez; el secretario técnico, Alexander Segovia; el secretario privado, Fracisco Cáseres; el de Comunicaciones, David Rivas y el influyente secretario de Asuntos Estratégicos, Hato Hasbun, quien concentra entre sus funciones la política de seguridad. Funes permanecerá en el país, hasta el día de mañana, para luego acudir, a Guatemala a una cumbre internacional, en la que también participa Felipe Calderón.