Falla humana originó nuevo derrame en Texmelucan: Gobierno

miércoles, 22 de junio de 2011
SAN MARTÍN TEXMELUCAN, Pue., 22 de junio (apro).- El subsecretario de Gobierno, Víctor Manuel Barceló, adjudicó a “un descuido humano” la causa del derrame ocurrido esta madrugada en la junta auxiliar de San Baltazar Temaxcalac, en este municipio. Reconoció que este descuido pudo provocar una tragedia como la ocurrida el pasado 19 de diciembre, cuando 30 personas murieron calcinadas. Hasta la tarde de este miércoles, Petróleos Mexicanos (Pemex) no ofrecía aún ningún reporte oficial de las cantidades de combustible derramado, ni de las causas del incidente que originó que se esparciera por la red de drenaje de Temaxcalac y desembocara hasta el río Atoyac. Esta nueva fuga de combustible causó pánico entre los pobladores de este municipio, que apenas en diciembre pasado vivieron una tragedia por la explosión de ductos de la paraestatal. Barceló ofreció una rueda de prensa junto con el alcalde de Texmelucan, Carlos Sánchez Romero, y con el director de Protección Civil del estado, Jesús Morales Rodríguez, donde dijo hasta ahora los reportes técnicos apuntan a que la fuga de petróleo crudo se derivó de un descuido de trabajadores de Pemex, sin embargo, reconoció que aún no tienen un informe de la paraestatal. El funcionario hizo un llamado a Pemex para que actúe con “seriedad y profesionalismo” ante este nuevo incidente, y evitar con ello que se repita una tragedia como la ocurrida el 19 de diciembre. "No hay derecho, ni razón, para que suceda algo parecido", puntualizó. En un recorrido por la zona afectada, un grupo de vecinos de San Baltazar Temaxcalac interceptó a Barceló, para denunciar que las autoridades y la propia paraestatal tardaron más de seis horas en atender las quejas por los fuertes olores a combustible que salían del drenaje. De acuerdo con los habitantes de la población, el derrame se habría iniciado desde la tarde del martes, cuando un grupo de trabajadores realizó una reparación en la estación de bombeo número 7, sin embargo, se percataron hasta en la noche, cuando el olor llegó a las casas. En su mayoría amas de casa y campesinos, los manifestantes advirtieron a Barceló que recurrirán al cierre de carreteras y otras medidas de presión si no ven acciones contundentes de Pemex para dar mantenimiento e incrementar las medidas de seguridad en sus instalaciones y ductos. El diputado Edgar Salomón Escorza, representante del Distrito Electoral de Texmelucan, cuestionó que este derrame se atribuya a una falla del personal de Pemex, pues consideró que, en todo caso, los técnicos habrían podido actuar para controlarlo y el petróleo no se habría esparcido por el drenaje de esa población, como ocurrió. “Esta fuga no fue cualquier cosa, porque el olor a petróleo invadió por varias horas toda la población y se extendió a otras comunidades vecinas”, comentó. Además, el legislador denunció que en caso de que se hubiera presentado una emergencia mayor, habitantes de este municipio habrían tenido dificultades para ser evacuados, pues hasta la fecha, el “Puente Rojo”, que es una de las principales salidas de esta población, no ha sido reparado después de que fue destruido por la explosión del 19 de diciembre del año pasado. “Si hubiese pasado algo, una de las principales arterias de entrada y salida de San Martín no está concluida, el Puente Rojo lleva seis meses y no se ha concluido, no se ha avanzado ni en su primera etapa”, advirtió. Esto fue confirmado por el gobernador Rafael Moreno Valle, quien fue entrevistado en Puebla y dijo que su gobierno presionará a Pemex para que resarza el daño ecológico que provocó la fuga en la región de San Martín Texmelucan. El mandatario aseguró que existe el compromiso por parte de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes para terminar en las próximas semanas la construcción los puentes “Atoyac” y “Rojo”, obras que forman parte de la reparación de daños ocasionada por la explosión del 19 de diciembre. El mandatario confirmó que este mismo miércoles quedó controlada la emergencia con la limpieza de drenajes y del río Atoyac. Apuntó que ya encargó a funcionarios de su gobierno que realicen un recuento de los daños ecológicos y de las posibles afectaciones que causó el derrame de crudo en los cultivos de la zona. En tanto, el presidente del Consejo de Organismos Empresariales (COE), Luis Gerardo Inman Peraldi, calificó de “increíble” que los trabajadores de Pemex no se mantengan vigilantes de sus ductos, cuando apenas hace seis meses ocurrió una tragedia que costó 30 vidas y que causó la desaparición de toda una zona de San Martín Texmelucan. “Ya tuvimos una experiencia muy lamentable y que se esté derramando nuevamente combustible es una situación de emergencia, no es algo leve, por ello se tienen que tomar cartas en el asunto, porque seguimos viendo que se pueden seguir robando el combustible de los ductos, esto no puede seguir así, esto ya es una burla para los poblanos”, manifestó.

Comentarios