Ligan armas de 'Rápido y Furioso' con crimen de hermano de exprocuradora de Chihuahua

jueves, 23 de junio de 2011
MÉXICO D.F. (apro).- Al menos dos de las armas utilizadas en el secuestro y asesinato de Mario González Rodríguez, hermano de la exprocuradora general de Justicia de Chihuahua, Patricia González, en octubre de 2010, forma parte del lote que ingresó a territorio mexicano como parte del programa Rápido y Furioso, aplicado por la Oficina para el Control del Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF, por sus siglas en inglés). Así lo dio a conocer este jueves la cadena estadunidense CBS la única que ha seguido puntualmente el fallido plan de la ATF que buscaba seguir el rastro de las armas ingresadas ilegalmente a México, con el propósito de desmantelar las cadenas de suministro de las organizaciones criminales. La CBS pudo confirmar que al menos dos tipos de rifles AK-47 procedentes de "Rápido y furioso" fueron hallados en la escena de un enfrentamiento entre autoridades y presuntos asesinos de González, quien previamente había sido torturado según se pudo constatar a través de videos colocados en el portal YouTube. De acuerdo con el reporte, funcionarios estadounidenses se comunicaron a la Procuraduría General de la República (PGR) el día previo a las audiencias sobre el caso en el Congreso de Estados Unidos, para informarles sobre el vínculo de estas armas con el asesinato del hermano de la exfiscal chihuahuense. Mario González Rodríguez fue secuestrado en octubre de 2010 y su cuerpo fue encontrado por la Policía Federal semienterrada en una vivienda en construcción de la colonia Granjas Valle, al norte de Chihuahua. Durante su cautiverio, González reveló en un video difundido en YouTube que su hermana, en calidad de fiscal de Chihuahua, protegió al grupo criminal La Línea, brazo armado del cártel de Juárez, y que ordenó el asesinato de los periodistas Armando Rodríguez y Enrique Pereas. El operativo "Rápido y furioso" permitió la entrada indiscriminada de miles de armas a territorio mexicano, mismas que terminaron en manos de cárteles de las drogas. El objetivo inicial del plan, según oficiales de la Oficina para el Control del Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF, por sus siglas en inglés), era seguir el rastro de las armas y poder desmantelar así las cadenas de suministro de las organizaciones criminales. Hace unas semanas la cadena de noticias CBS informó que el ataque contra un helicóptero de la Policía Federal en Michoacán que fue obligado a descender involucraba también armas de "Rápido y furioso".

Comentarios