Convoca Narro a los mexicanos a indignarse ante la injusticia

jueves, 30 de junio de 2011
MÉXICO, D.F., 30 de junio (apro).- El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), José Narro Robles, invitó a los mexicanos a indignarse ante las “grandes injusticias, diferencias y brechas” que se ven reflejadas en la pobreza, la ignorancia y la injusticia. “Conviene sacudirse, molestarse, inconformarse, indignarse y, al mismo tiempo, hacerlo con el antídoto para eso: con la ilusión", dijo el rector. Y añadió que si bien México ha mejorado en los promedios, la enorme desigualdad sigue presente, y “problemas como la pobreza, la ignorancia y la injusticia siguen acompañando a México en la segunda década del siglo XXI". En el marco de la develación de la obra “Los caminos de la Justicia hacia el siglo XXI”, del escultor Sebastián, Narro Robles señaló que además de esos problemas de fondo, tienen que resolverse los coyunturales, entre ellos el de la inseguridad. Por ello, urgió a construir un entramado de derechos sociales que se cumplan y no sólo estén plasmados en papel, que sean efectivamente reclamables por los ciudadanos y representados por los programas y acciones de trabajo. México, añadió, debe tomar la decisión de resolver algunos de los problemas de siempre, emprender grandes cambios y tomar grandes decisiones, pues “ya no se puede” seguir en la misma situación. El rector de la UNAM afirmó que la generación a la que pertenece no quiere heredar a las venideras las actuales condiciones de pobreza, ignorancia e injusticia, por lo que conminó a actuar en consecuencia, tal como lo hizo la sociedad española a través del gran movimiento social 15-M. El movimiento de los “indignados”, dijo, surgió a partir de un folleto en el que se invitaba a la gente a preocuparse, molestarse, indignarse y sacudirse ante la situación que se vive en la nación europea. Y aquí "este estado de cosas no puede seguir. No podemos seguir con los niveles de pobreza y desigualdad que tenemos. México merece un destino mejor. Hay que decirlo y hay que hacer las cosas", insistió, y abundó en la necesidad de un marco jurídico más consistente entre el deber ser y lo que sucede en la realidad. "Tenemos que encontrar la manera de rediseñar nuestro modelo de desarrollo. Estoy absolutamente convencido de que este modelo, en medio de los promedios, esconde las grandes injusticias, diferencias y brechas, y eso no es ya pertinente", puntualizó.