Proponen en EU criminalizar tráfico de armas a México

jueves, 30 de junio de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Elijah Cummings, legislador demócrata por Maryland, criticó las deficiencias de las leyes federales en Estados Unidos que, en su opinión, impiden un combate eficaz contra el flujo ilícito de armamento por parte de los cárteles de la droga en México, e instó al Congreso a criminalizar el tráfico de armas de fuego hacia el vecino país. Cummnings participó en un foro sobre el tema que se llevó a cabo en el Capitolio, donde dio a conocer un informe de 26 páginas, en el que pide la puesta en vigencia de un estatuto federal "diseñado específicamente para criminalizar el tráfico de armas de fuego" hacia México. Según un reporte citado por el diario The Washington Post, el legislador demócrata hizo acusaciones directas contra Darrell Issa, presidente de la Comité de Supervisión y encargado de investigar el fallido programa "Rápido y Furioso". De acuerdo con Cummings, Darrell Issa se esforzó por blindar la discusión de las leyes de armas en la nación: “se opuso a cualquier pregunta sobre la posibilidad de mejorar las leyes para ayudar a estos agentes de la ley en sus esfuerzos contra la violencia del narcotráfico, así como el tráfico de armas a los cárteles mexicanos de la droga”. El informe del legislador recomienda, entre otras cosas, mayores sanciones para quienes sirven de intermediarios de los narcotraficantes para la compra de armas, así como el fortalecimiento de los requisitos de registro de las compras múltiples de armas largas, como por ejemplo los rifles AK-47. Durante el foro, Paul Helmke, presidente de la Campaña Brady y del Centro para la Prevención de la Violencia Armada, se quejó de que hasta ahora las peticiones de su grupo para fortalecer el control de armas en Estados Unidos "han caído en oídos sordos". Por ejemplo, señaló que seis meses después del tiroteo en Tucson, Arizona, más de 47 mil estadunidenses han sido víctimas de la violencia con armas de fuego, y al menos 32 mueren a diario en homicidios cometidos con ese tipo de armas. Ayer, el presidente Barack Obama aseguró que no haría más comentarios sobre el operativo “Rápido y Furioso” hasta que el Departamento de Justicia concluya su investigación. "La investigación está aún pendiente. Yo no voy a comentar sobre la investigación actual", dijo Obama sobre el operativo, conducido por la oficina en Phoenix de la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés). En la conferencia de prensa que ofreció, Obama reiteró que el procurador general Eric Holder no habría ordenado tal tráfico vigilado de armas y que dicha táctica no es apropiada. "Mi procurador general (Holder) ha dejado en claro que él, ciertamente, no habría ordenado que el tráfico de armas pudiera pasar hacia México", comentó Obama, interrogado sobre si buscaría la remoción del titular de la ATF, Kenneth Melson. "He dejado en claro mis puntos de vista de que (el tráfico vigilado) no habría sido un paso apropiado por parte de la ATF y tenemos que ver qué ocurrió. Tan pronto como la investigación esté completa, creo que se tomarán acciones apropiadas", dijo.