Edomex: el peso del "Profesor Hank"

sábado, 4 de junio de 2011

MÉXICO, D.F., 15 de febrero de 2004.- Los apellidos Hank González tienen ganado un espacio en los archivos de los aparatos policiacos de México. En estos acervos, depositados en el Archivo General de la Nación, se encuentra una colección de historias que fue guardando el mismo poder que alimentó y solapó las intrigas y la corrupción del llamado Profesor.

El mundo entre Luis Echeverría Álvarez y Carlos Hank González era de secretos, las claves que solamente los hombres del poder tenían derecho a saber, una permanente historia confidencial. Un oficio fechado en 1969, dirigido por Echeverría al profesor, confirma esta relación cargada de misterios: "Me permito comunicar a usted que la nueva clave para descifrar los mensajes telegráficos de carácter confidencial que le sean enviados por esta Secretaría, en lo sucesivo será la siguiente: Atlacomulco.-A-06-50-64-95."

Echeverría tenía poca imaginación: uno de los grupos de políticos más importantes y determinantes para la vida del PRI, encabezado por Hank González, llevaba precisamente ese nombre: Atlacomulco.

Los vestigios de ese grupo, fundado por Isidro Fabela en los años cincuenta, siguen determinando el eje de la vida política en el Estado de México. En ese año, Luis Echeverría era secretario de Gobernación, mientras que Carlos Hank comenzaba su sexenio como gobernador del estado. El oficio 005055, con fecha de 20 de septiembre, era explícito en la confidencialidad que debía guardarse durante el intercambio de mensajes.

Le dice Echeverría: Cuando usted me remita un mensaje con claves que se mencionan, le suplico antecederlo, según corresponda, con las palabras "Atlacomulco" o "Circular".

Para desencriptar el texto, Echeverría le mandó a Hank un disco metálico que servía de base para formular los mensajes de usted o para descifrar los que sean enviados por esta dependencia, colocando la letra y los números correspondientes de la clave, en sentido vertical, del exterior al centro.

Los archivos de las oficinas de los aparatos policiacos mexicanos fueron alimentándose del extraño y sospechoso historial de Carlos Hank. Uno de los documentos, firmado por el genérico Pueblo del Estado de México, aporta una serie de detalles sobre los presuntos actos de corrupción que perseguirían al Profesor hasta su muerte.

Se denuncia que en combinación con Roberto González, gerente y principal accionista de la Compañía Naseca (Negociación Harinera de Maíz), el profesor Hank estaba realizando operaciones fraudulentas en perjuicio de MIMSA (de Conasupo), que en ese entonces dirigía Juan de Dios Bohórquez.

Aunque en el documento no aparece el segundo apellido del dueño de Naseca, seguramente se trata de Roberto González Barrera, actual propietario de Maseca y suegro de Carlos Hank Rhon.

Se le acusaba, además, de mantener una relación turbia y preferencial con Petróleos Mexicanos, ya que a través de su compañía Transportes Unidos, S.A., con oficinas en Avenida Juárez 127, tenía absoluto control del traslado de gasolina en las rutas de Juárez, Chihuahua, Sinaloa, Sonora, Salamanca (CFE), Oaxaca, y en el sureste, Veracruz, Tabasco y Yucatán.

Según el anónimo que guardaron los encargados de procesar la información de Gobernación, Hank contaba con 70 pipas, con un valor aproximado en esos años de medio millón de pesos cada una. Además, en esos días había adquirido en compra-venta la concesión de Volkswagen en Chihuahua y la de Kenworth, que se instaló en la Avenida Cuauhtémoc 50, en Toluca, con el nombre de Motors Truck. Comenzaban los años sesenta, pero como si hubiera sido escrito esta semana.

Al final de texto, los abajo firmantes como El pueblo del Estado de México, suplicaban a los dirigentes priistas que no se aceptara la candidatura al Senado de Hank González. Argumentaban que sus antecedentes eran negativos y serían contraproducentes para el prestigio del PRI, el cual en la actualidad está seleccionando a sus mejores elementos, por su honestidad, por sus antecedentes de identificación con los principios del mismo partido y obra realizada en beneficio del pueblo en puestos en que han tenido oportunidad de hacerlo.

Pero la influencia de Hank era grande. En marzo de 1959, la distribuidora Quintana envió un telegrama al presidente Adolfo López Mateos, protestando porque en las aduanas de la Secretaría de Hacienda arbitrariamente se rehusaban a expedir la autorización para que ingresaran al país cuatro camiones Kenworth que serían entregados al C. Carlos Hank González.

Advertía que el atropello de Hacienda causaba daños muy graves debido a que los camiones son para el servicio de trasporte de Petróleos Mexicanos, por lo que se tiene una pérdida diaria muy fuerte... El telegrama tiene el sello de recibido de la Presidencia de la República con fecha del 5 de marzo de 1959. Al día siguiente, salió de la Presidencia un oficio dirigido a Antonio Ortiz Mena, secretario de Hacienda, en el que se le informa que por acuerdo presidencial debe atender inmediatamente el caso de Hank González.

La candidatura al gobierno del Estado de México de Carlos Hank González, en 1969, tuvo un registro puntual en la Dirección Federal de Seguridad. En su papel de transcriptores de discursos, los agentes de la DFS tomaron nota de lo que dirigentes y candidato dijeron durante su toma de protesta en el PRI. Los folios tienen fecha del 25 de marzo de 1969. Imágenes y frases para la historia: La cita fue a las 12 horas en Ixtapaluca, en el almacén de Fertilizantes propiedad del exgobernador del estado, Alfredo del Mazo. Ahí se efectuó la asamblea general para postular a Hank, con una asistencia aproximada en el interior del local de 5,000 personas, y en el exterior, formando valla, alrededor de 10,000 personas.

Presidió y dirigió la asamblea el diputado federal Fausto Zapata Loredo. Fernando Aparicio, delegado agrario de Ixtapaluca, fue quien propuso la candidatura de Hank González, con la esperanza de que él mismo sepa responder a las necesidades del estado. Según las palabras de Alfonso Martínez Domínguez, recuperadas por la DFS, la candidatura de Hank González se daba en un momento en el que en el Estado de México está en bancarrota la política de los compadrazgos, de los políticos analfabetas y que desean un botín, de filibusteros, aventureros con el reloj y el calendario atrasado, ya que la política de hoy es trabajo con las masas y el pueblo.

Zapata Loredo hizo un análisis de la personalidad y del arraigo político del profesor Hank: el campesinado no se ha equivocado por la designación, ya que desde un principio se le vio como el más viable candidato por su labor como maestro rural, trayectoria política y director de la Conasupo, además de la disciplina que ha tenido a los postulados e ideario de la Revolución, así como a la ruta trazada por el presidente de la República.

Continúa el informe: Siendo las 12:35, hizo su arribo el profesor Hank González, acompañado del licenciado Augusto Gómez Villanueva, secretario general de la CNC, y del diputado federal Mario Trujillo García. Augusto Gómez Villanueva tomó la protesta de rigor al profesor, el cual agradeció su postulación indicando que al amparo de las leyes pugnará por que el ideario de la Revolución se cumpla y esté latente el progreso en todos los aspectos del estado y se viva en un régimen de derecho. Si el voto me hace llegar a la gubernatura del estado, serviré al pueblo, al que devolveré lo que me ha entregado. Y al final, se entonó el Himno Agrarista.